Pareja descubre que ambas están embarazadas con una fecha de parto de 12 días de diferencia

El deseo de ser madres de estas jóvenes chicas ha dado sus frutos y ahora quieren ayudar a otras mujeres a cumplir su sueño.

El embarazo es un evento que puede producir distintas reacciones en las mujeres, para unas es muy fácil conseguirlo y para otras no lo es tanto. Afortunadamente para estas últimas, la ciencia ha encontrado métodos que pueden resultar bastante favorecedores. La siguiente historia es una muestra de lo que pueden hacer.

Ser homosexual no significa que no se pueda tener hijos

Kat Buchanan de 32 años y Taryn Cumming de 31 años, son dos chicas nativas de Auckland, Nueva Zelanda que se han enamorado y, al día de hoy, ya han estado juntas durante dos años. Ambas estaban deseosas de tener un hijo desde el primer día de su relación, objetivo que pretendían lograr mediante métodos artificiales, sin embargo, debido a los altos costos de estos y a la necesidad de seguirse conociendo, no lograron cumplir este sueño sino hasta principios de este año. 

En Nueva Zelanda se permite a las parejas lésbicas, parejas heterosexuales con dificultades y a las madres solteras el recurrir a la inseminación intrauterina o a la fertilización in vitro, siempre que sea posible para las mismas el cubrir los altos costos. Esto debido a que una simple sesión de Inseminación intrauterina ronda los $1500 dólares australianos, mientras que el costo de un ciclo de fertilización in vitro no baja de los $9.000 dólares australianos.

El fruto de mucho esfuerzo (con un resultado inesperado)

El motivo por el que esta pareja decidió vivir de una vez por todas la experiencia de tener un bebé mediante inseminación intrauterina fue que, en una visita al médico a mediados del 2019, descubrieron que la cantidad de óvulos que quedaba para ambas ya era bastante reducida, por lo que podría ser cuestión de meses para que las dos perdieran la oportunidad de quedar embarazadas.

Mira también:  La sorprendente historia del hombre trans que dio a luz un bebé

Debido a que ya tenían una buena estabilidad como pareja y contaban con los ahorros suficientes para pagar las sesiones necesarias, Kat y Taryn comenzaron a buscar a un donante adecuado. No fue sino hasta diciembre del 2019 que consiguieron al candidato ideal y entonces comenzaron con las sesiones de inseminación intrauterina.

Las chicas decidieron turnarse en dichas sesiones. La primera fue realizada en febrero de este año, y Taryn fue la candidata (sesión que no tuvo éxito). La siguiente sesión fue realizada 15 días después en Kat, y luego de otros 15 días, otra en Taryn.

Fue el 14 de marzo que se enteraron que Taryn finalmente había quedado embarazada, pero de manera inesperada para la pareja, una semana después también se dieron cuenta de que Kat también lo estaba. Ambas del mismo donante.

Tal fue el paralelismo en sus embarazos que, ahora, sus fechas de parto estimadas son el 28 de noviembre y el 10 de diciembre, para Taryn y Kat respectivamente. Solo 12 días separarán al nacimiento de estos hermanos.

Aunque Kat y Taryn no esperaban quedar embarazadas al mismo tiempo (ya que su plan era que solo una quedase embarazada y al año siguiente la otra pasara por lo mismo), ahora están muy felices de que haya sido así. La familia y los amigos de estas chicas también lo están.

Unas madres felices y dispuestas a ayudar

Esta pareja ha decidido contar su historia a través de sus redes sociales, con la intención de ayudar a toda mujer que las lea y piense recurrir a métodos artificiales para quedar embarazada, independientemente de su inclinación sexual. 

Mira también:  Cuánto más náuseas y vómitos menos riesgo de perder el embarazo

Así mismo, Kat y Taryn planean transmitir la evolución de su embarazo a través de su canal de YouTube, en donde darán origen a la serie de video blogs “2 Bumps Same Love”.

Deja un comentario