Nueva vacuna contra la “culebrilla”: todo lo que necesitas saber sobre ella

La mayoría conoce a alguien que ha padecido esta enfermedad siendo adulto, contando lo dolorosa que puede llegar a ser. Por suerte, su prevención ahora es una realidad.

Nueva vacuna contra la "culebrilla": todo lo que necesitas saber sobre ella

El herpes zóster o “culebrilla” es una enfermedad “agazapada” en el organismo. El 90% de la población de más de 40 años en Argentina que tuvo varicela debe estar atento, ya que uno de cada tres va a desarrollar Herpes Zóster (HZ) en su vida, por tener latente el virus en su organismo.

La llegada de la vacuna contra la culebrilla en Argentina

La vacuna que ya llegó a la Argentina reduce en un 61 % las posibilidades de contraerla y refuerza el concepto de la vacunación en el adulto.

Si bien la vacuna para esta enfermedad ya existe en los Estados Unidos desde 2006, es toda una novedad en la Argentina: “De a poco se empieza a tener más conciencia de la prevención a través de vacunas, como ocurrió con la antigripal, y es muy importante que esto sea tenido en cuenta por los adultos para superar nuevos retos”, señala el jefe de Infectología del CEMIC, Pablo Bonvehí.

¿A qué edad se debe aplicar?

A partir de los 40 añors, comienza todo un deterioro inmunológico en las personas y es por eso que los refuerzos de vacunas se vuelven “escudos” indispensables para prevenir enfermedades.

¿Cómo se compone el complejo de vacunas sugerido para el adulto mayor?

Las vacunas que deberían aplicarse en los adultos luego de los 40 años son las siguientes:

  • Antigripal
  • Contra la neumonía
  • Triple bacteriana
  • Contra el herpes zóster

Herpes zóster o “culebrilla”, una enfermedad silenciosa

El herpes zóster es causado por el virus de la varicela que, aunque la persona se haya curado, permanece en el organismo en estado de inactividad y puede reactivarse en cualquier momento ocasionando la culebrilla.

Mira también:  La vacunación es esencial para salvar a los recién nacidos

En Argentina, el 90% de la población de más de 40 años tuvo varicela. El grupo de mayor riesgo se encuentra entre los 40 y 60 años, aunque también podría desarrollarse antes.

¿Cuáles son los síntomas?

La enfermedad se manifiesta a través de una dolorosa erupción cutánea o sarpullido que usualmente afecta a una mitad del cuerpo.

De 1 a 5 días antes, la persona experimenta dolor, picazón y cosquilleos, luego aparecen pequeñas ampollas que a la semana se convierten en costras.

En la mayoría de los casos, la erupción toma la forma de una franja horizontal a uno de los lados del cuerpo y en otras puede tomar partes de la cara o extenderse como ocurre con la varicela.

También puede afectar los ojos —siendo este el tipo más delicado— y causar la pérdida de la visión. Presenta síntomas como: fiebre, dolor de cabeza, escalofríos y malestar estomacal. Pero hay otra fase aún más compleja.

¿Cuáles son las complicaciones?

“La principal complicación y más frecuente es la neuralgia postherpética, un dolor crónico que sigue el recorrido del nervio, es como el cable del nervio que se pela y eso da dolor. Para que esto cese, el nervio tiene que reconstruirse y cuantos más años tiene una persona, más tarda, por lo tanto puede pasar hasta un año.

Por eso la importancia de esta nueva vacuna como método preventivo, que hasta el momento no existía”, asegura la doctora Hebe Vázquez, infectóloga de FUNCEI (Fundación Centro de Estudios Infectológicos).

Por su parte, el doctor Daniel Stamboulian, director médico de FUNCEI (Centro de Estudios Infectológicos), revela que el 20 ó 30% de quienes padecen “culebrilla”, desarrollan neuralgia postherpética. “Es un dolor incomparable, por eso la vacuna con la que podemos contar hoy representa una herramienta fundamental contra esta enfermedad tan invalidante”.

Mira también:  Una papá bañándose con su hija de 2 años genera polémica en Internet

Hasta el momento existían distintos fármacos antivirales con el objetivo de acortar y reducir la severidad de sus síntomas, pero sólo son efectivos si se administran antes de que aparezca la erupción. La vacuna en este caso también protege en un 66 por ciento las posibilidades de desarrollar neuralgia postherpética.

Fuente: Infobae

Deja un comentario