Contracciones: ¿cómo distinguir cuándo comienza el parto?

No todas las contracciones indican el desencadenamiento del parto. Aprende a distinguir los cuatro tipos que puedes experimentar durante el embarazo.

Contracciones

¿Qué son las contracciones?

Se llaman contracciones al endurecimiento del abdomen como consecuencia de la actividad del músculo uterino. Puedes percibirlas si su intensidad supera los 10 mmHg. Este es el tono que normalmente tiene el útero y pasado este límite produce molestia o dolor.

¿Cuáles son los diferentes tipos de contracciones?

No todas indican el parto y existen 4 tipos diferentes. A continuación explicaremos cada una de ellas.

Contracciones focales

Se deben al estímulo de sólo un sector del útero, generalmente son consecutivas al movimiento del bebé.

Contracciones generalizadas

Comienzan en un sector cualquiera del útero y se transmiten a todo el mismo. Pueden deberse a movimientos del bebé, cambios de posición (de acostada a sentada), irritación uterina por tener la vejiga ocupada o por congestión intestinal.

Contracciones de Braxton Hicks

Comienzan a partir del quinto o sexto mes del embarazo o incluso antes, y se caracterizan porque abarcan todo el útero, tienen un gradiente descendente (van del fondo del útero hacia la vagina). No son dolorosas y sólo se siente que el abdomen se endurece y da una sensación de tensión abdominal cuando aparecen.

Duran aproximadamente entre 30 y 60 segundos. Corresponden a un ejercicio del músculo uterino para prepararse para el día del parto. El útero, como todo músculo, debe tener un cierto entrenamiento para soportar el trabajo que significa el parto. Ese día deberá contraerse por un período de aproximadamente 9 horas y si no tuviese un entrenamiento adecuado se agotaría.

Contracciones de parto

Las contracciones del parto son diferentes. Son muy regulares, cada dos o tres minutos y llegan a tener una duración de aproximadamente 90 a 120 segundos cada una. No pasan desapercibidas porque la mayoría de las veces son dolorosas.

Por lo general también van asociadas a la expulsión del tapón mucoso, que es un flujo gelatinoso, muchas veces manchado con sangre, y una nueva sensación de presión en la vagina, provocada por la cabecita del bebé que presiona el periné y el recto, dando sensaciones similares a las de querer evacuar los intestinos.

Una característica típica del trabajo de parto es que entre cada contracción los dolores cesan, permitiéndote en esos momentos realizar ejercicios respiratorios profundos y relajar tus músculos para poder sobrellevar mejor la próxima contracción.

¿Por qué duelen las contracciones?

Durante la contracción del músculo, los vasos que lo irrigan quedan exagües, lo cual produce transitoriamente falta de oxígeno del tejido o anoxia. La anoxia determina el dolor. Cuando el músculo se relaja, sus vasos vuelven a irrigarse y el dolor desaparece.

¿Cuándo debería llamar al médico si estoy con contracciones?

Debes llamar al médico si presentas contracciones de parto, es decir contracciones rítmicas y regulares, especialemente si aún no te encuentras cerca de la fecha probable de parto. Si ya estás en fecha de parto y si luego de una hora de probar si ceden con distintas técnicas (ducha caliente, reposo en decúbito lateral izquierdo o luego de tomar un analgésico) aún continúan, debes llamar a tu obstétrica o médico ya que el trabajo de parto ha comenzado.

380 opiniones en “Contracciones: ¿cómo distinguir cuándo comienza el parto?”

Deja un comentario