Enfermedad celíaca y embarazo

También conocida como enteropatía inducida por el gluten, debe ser controlada mediante una dieta estricta durante el embarazo y puede transmitirse a tu bebé.

Enfermedad celíaca y embarazo

¿Qué es la enfermedad celíaca?

La enfermedad celíaca, también conocida como enteropatía inducida por el gluten, es una lesión que afecta la parte superior del intestino delgado, lugar donde se produce la mayor absorción de nutrientes. A pesar de no ser una complicación propia del embarazo, la mamá con esta patología la conoce antes del embarazo con lo cual mantiene una dieta estricta y correcta durante el mismo.

¿Por qué se produce?

La patología se produce por una hipersensibilidad genética a sustancias que se encuentran en el gluten de trigo, avena, cebada y centeno, que provocan alteraciones de las vellosidades del intestino y anulan su función de absorción.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden ser variados, desde dolores tipo cólicos, flatulencia o diarrea explosiva.

¿Cuál es el tratamiento?

La enfermedad mejora suprimiendo el gluten de la dieta y reaparece al incorporarlo, con lo cual en la dieta se debe suprimir los alimentos que contengan estas harinas pero a su vez cubrir todos las recomendaciones alimentarias para el embarazo.

¿Qué alimentos se deben suprimir de la dieta?

Los alimentos que no se pueden ingerir son los siguientes cereales:

  • Trigo
  • Avena
  • Cebada
  • Centeno

Como también todos sus productos derivados:

  • Sopas crema
  • Salsas elaboradas o secas
  • Pan y galletitas
  • Amasados de pastelería
  • Pastas elaboradas con estas harinas
  • Cerveza
  • Caramelos de leche que tengan derivado de los cereales (fécula)
  • Polvo de hornear
  • Fiambres
  • Carnes envasadas
Mira también:  Parto domiciliario: ¿Qué riesgos existen de parir al bebé en casa?

La lista es larga con lo cual toda paciente que posea la enfermedad debe leer muy bien las etiquetas de los alimentos para saber cuál es su composición.

¿Qué alimentos se pueden utilizar?

Las harinas que se pueden utilizar sin problema son las siguientes:

  • Maíz
  • Arroz
  • Soja
  • Almidón puro de trigo
  • Mandioca

Con estas harinas se pueden realizar preparaciones para el desayuno y merienda como el chipá y las tapitas de maicena. También puedes elaborar muy ricas pastas con harina de arroz.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

En la primera etapa de la enfermedad también se puede producir intolerancia a la lactosa. La lactosa es el hidrato de carbono de la leche y su presencia en el intestino con ausencia de una enzima puede producir diarreas o cólicos, con lo cual, en la dieta se debe suprimir la leche y los yogures, reemplazándolos por leche sin lactosa. Puedes preparar todo tipo de recetas con esta leche como flanes, postres y salsas. Su valor nutricional es igual al de la leche con lactosa y su contenido en calcio no varía.

A pesar de todas las recomendaciones se aconseja consultar con un especialista para tener una dieta ordenada y equilibrada y consumir los alimentos que no contengan las harinas antes mencionadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *