El síndrome del nido durante el embarazo

Síndrome del nido durante el embarazo

¿Qué es el síndrome del nido?

El síndrome del nido, también conocido como instinto de anidamiento, es una forma de conducta que aparece durante el final del tercer trimestre del embarazo, o incluso antes. Este cuadro provoca una hiperactividad en la mujer embarazada a causa de la ansiedad y el deseo de tener todo preparado antes del nacimiento del bebé.

¿Cuáles son sus síntomas?

Se caracteriza por un estado de euforia y de aumento de fuerzas que interrumpen el estado de cansancio y agotamiento físico que es propio de las últimas semanas del último trimestre, generalmente luego de las 37 semanas de embarazo. Suele aparecer en aquellas madres de temperamento inquieto y activo y no tanto en las menos nerviosas. Sin embargo, esto no excluye que las últimas también lo experimenten.

¿Por qué aparece?

Se produce por un aumento de una hormona del embarazo llamada oxitocina, que no sólo prepara el cuerpo de la mujer para el parto y nacimiento, sino que además estimula las conductas maternales.

Según los especialistas esta conducta es una forma de afrontar las preocupaciones y la ansiedad ante la llegada de un bebé, preparando a la mujer para esta etapa y poder controlar la situación. Este estado produce una sensación de confianza y calma en la futura mamá y dispone al cuerpo para afrontar el esfuerzo físico que requerirá durante el parto.

¿Cómo se manifiesta?

Suele manifestarse en la embarazada por un deseo irrefrenable de limpiar u ordenar la casa, incluso en horarios insólitos, o no dejar de comprar cosas para el bolso del hospital o para el bebé. Asimismo también es característico ordenar los placares y llenar el freezer con comida. También pueden aparecer ganas de hacer reformas de último momento en la casa o cambiar el color de la pintura del cuarto del bebé.

Mira también:  Las impactantes fotografías de un papá que atiende el parto de su mujer en el auto

Sin embargo, no hay nada malo en esto, el impulso aparece como necesidad instintiva de que el entorno donde estará el pequeño se encuentre limpio y organizado antes de su llegada, de forma que los riesgos que puedan amenazar su salud sean reducidos.

¿Puede ser perjudicial para el embarazo?

Desde el lado práctico sin duda el síndrome es de gran utilidad, ya que luego del parto no quedarán energías ni tiempo para limpiar y ordenar el hogar por el cansancio postparto y los requerimientos que exigirá el recién nacido. Sin embargo, debes tomar las siguientes precauciones si lo experimentas:

  • No tomes bebidas estimulantes como el café y el té.
  • No realices tareas extenuantes.
  • Ten cuidado con los químicos de los productos de limpieza.
  • No levantes o muevas objetos pesados.
  • Evita subir escaleras rápidamente, ya que el sentido del equilibrio está reducido.
  • Descansa lo suficiente y no te obsesiones con ideas que no te permitan dormir.

Recuerda que ya estás en la recta final, no dejes de cuidarte y cuidar a tu bebé.

¿Mi pareja puede tener el síndrome del nido?

Sí, muchas veces los futuros papás también desarrollan este instinto de protección e hiperactividad y desean que su hijo y su pareja estén bien. Para que no haya conflictos se sugiere apoyarse mutuamente, dividirse las tareas y conversar sobre los papeles de cada uno luego del parto y que además el padre ayude a la mujer con las tareas domésticas que requieren de un esfuerzo físico.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *