Estudio revela las 20 cosas de los hijos que más estresan a los padres

Tener hijos sigue siendo un acto de valentía y altruismo en este mundo… Aquí el ranking de las últimas encuestas realizadas.

Encuesta revela las 20 cosas de los hijos que más estresan a los padres

Hace rato pasaron las 8 de la noche y tus pequeños aún están saltando y gritando por toda la casa. Tú todavía tienes una larga lista de cosas por hacer antes de que finalice el día y tu paciencia ya llegó a su límite. ¿Te suena familiar? La parte buena es que no eres la única.

La gran lista de los “estresadores” más frecuentes

De acuerdo a las últimas encuestas realizadas en BPMe de Australia, el llevar a los niños a la cama es una de las cosas de los hijos que más estresan a los padres y que están primeras en el ranking. La parte mala es que la lista de estos “estresadores” o pruebas de paciencia es bastante larga.

La encuesta se realizó a 2000 padres a quienes se les preguntó cuál era la mayor preocupación al tener hijos. El número uno se lo llevó, cuando enferman, o cuando los hijos tienen una enfermedad crónica.

Los resultados arrojaron datos interesantes y una larga lista de preocupaciones paternales, concluyendo en términos generales que lo más difícil es fijar rutinas pero sobre todo cumplirlas, o mejor dicho, que nuestros hijos las cumplan. Como ejemplos tenemos: comer sano, cepillarse los dientes, uso excesivo de dispositivos móviles, entre otros.

Los padres también revelaron que no hay un horario en particular que los estrese, pues a lo largo del día hay diversas situaciones que los hace estresarse. Además, se identificó la la edad más intensa para ellos: los 5 años, pues los chicos se vuelven más independientes pero aún siguen siendo unos “bebitos”.

Listado de las 20 cosas de los hijos que más estresan a los padres

A continuación la lista de las situaciones que estresan o desesperan cuando tienes hijos:

  1. Cuando se enferman.
  2. Ir a la cama.
  3. Sacarlos de la cama.
  4. Lograr que coman ciertos alimentos.
  5. Controlar el exceso de pantallas como tablets, teléfonos o televisor.
  6. Que arreglen el cuarto y se mantenga ordenado (al menos unas horas).
  7. Que se laven los dientes.
  8. Que coman tarde.
  9. Vestirlos a tiempo para el colegio.
  10. Salir a en hora para el colegio.
  11. Llegar a tiempo al colegio (porque no depende de salir temprano, siempre puede alterarse la rutina).
  12. Recordar actos, proyectos o exposiciones de la escuela
  13. Que hagan la tarea.
  14. Recordar los plazos de las tareas.
  15. Hacer las compras con los niños en el carrito y no perder la cartera, ni los niños en el supermercado.
  16. Que coman (¿recuerdas el punto 8?).
  17. Lograr que entren a la ducha y luego lograr que salgan de “duchalandia”.
  18. El azúcar presente en la dieta occidental moderna.
  19. Comprar ropa o zapatos nuevos.
  20. Hacer que se pongan los zapatos cada vez que van a salir.
Mira también:  Argentina también busca multar o poner en prisión a los padres que no vacunen a sus hijos

Otros datos que reveló la encuesta

El análisis estadístico de la cuenta también arrojó:

  • El 46% de los padres dijeron que el desorden de casa se debe a los niños, con su debida dosis estresante.
  • El 13% indicó que el caos y desorden sigue en las tiendas o el súpermercado.
  • El 10% revela que causan desastres en los restaurantes.
  • El 70% de los padres dijo que las travesuras son tan divertidas que muchas veces compensan el caos.

El estudio también reveló que el denominador común para que se dispare el estrés es el tiempo que se pierde en realizar las actividades normales. Por ejemplo, cuando ya están vestidos y listos para salir y por alguna razón no se sale a tiempo (sumándole los minutos adicionales que les tomó vestirse, y el tiempo extra si toman el desayuno en casa).

Así que respiren profundo que apenas el día comienza. ¿Hay consuelo para esto? Sí, a esta hora miles de papás y mamás alrededor del mundo están en lo mismo, amando, educando y compensando el estrés. Piensa además que estás contribuyendo a que no se extinga nuestra especie…

Deja un comentario