¡No sientas culpa! Un estudio revela las diversas formas de estar presente en la crianza de los hijos

La investigación revela los cambios en los roles de la maternidad de hoy en día. Mira los datos que ha arrojado.

¡No sientas culpa! Un estudio revela las diversas formas de estar presentes en la crianza de los hijos

Buenos Aires, octubre de 2017. – En la actualidad, se está gestando un cambio en los modelos de paternidad: de padres con un estilo y carácter más autoritario a modelos más reflexivos y permisivos donde la escucha, datos la empatía y el uso de la razón en el vínculo con los hijos es fundamental.

Pero, ¿en qué consiste este nuevo modelo? Para 4 de cada 10 encuestados (el 55% entre padres de chicos de más de 11 años), en el pasado existía una menor conexión emocional con los hijos. El dato surge del estudio “Viví Presente” impulsado por Kimberly-Clark y realizado junto a la consultora Trendsity con motivo del 25° aniversario de la Compañía en el país, que evidencia las tensiones de la vida moderna derivadas de las nuevas exigencias cotidianas.

En un modelo de paternidad más reflexivo que acompaña el “no” con razones y fundamentos, se pone de relevancia la escucha, la conexión emocional, la dedicación y la calidad de tiempo compartido con los hijos. Los resultados del estudio evidencian, sin embargo, que hombres y mujeres no tienen el mismo acercamiento ni sienten de la misma manera la tensión que se genera entre la calidad y la cantidad de tiempo compartido con los hijos.

Las mujeres, más culposas

La crianza adquiere diversos matices según el género: el estudio destaca la diferencia entre la presencia femenina y la masculina en el vínculo con los hijos. En el caso de la madre, esta presencia se caracteriza por ser más empática, frente al pragmatismo masculino, con un claro foco en el “sentimiento”. Así, las madres asocian su “estar presente” en la crianza con verbos como “dedicar”, “conectar”, “sentir”, “empatizar” o “dar tiempo”. Por el contrario, los varones lo asocian con acciones y verbos como “resolver”, “motivar”, “enseñar” y “apoyar”.

Por otra parte, existen también diferencias entre madres y padres en el sentimiento de culpa: en las mujeres, la tensión como madres se genera en virtud de la búsqueda de realización personal en varios ámbitos.

Mira también:  La visión de un bebé recién nacido hasta los 12 meses desde su punto de vista

La clave, según Maritchu Seitún está en hacerse responsable de las decisiones tomadas y comunicarlas: “Si tomo la decisión de trabajar cier­ta cantidad de horas, me hago responsable de esa decisión. Lo mismo si la mamá decide ir a tomar un café con amigas o salir. Es aconsejable hablar con los hijos de eso, entender su enojo o su reproche, y que descubran que mamá vuelve más contenta y con más ganas de estar con ellos”.

Por su parte, Seitún recomienda dedicar un tiempo de disponibilidad total y exclusiva con los hijos: “Es la capacidad de dejar el teléfono, la compu­tadora y las actividades de lado y demostrar al hijo que es prioridad. No va a ser todo el tiempo, pero sí con frecuencia. Puede ser todos los días 20 minutos o media hora, pero donde las acciones de los padres dejen claro a los hijos de esa prioridad. Sin ese rato de presencia diaria no le podemos decir que es más importante que todo lo demás, no se compensa con regalos o grandes salidas”.

Beneficios en la crianza

La recompensa de la presencia materna en la crianza se manifiesta a la hora de promover chicos más seguros de sí mis­mos: “Estar presentes atendiendo y entendiendo lo que necesitan los hijos crea un vínculo de apego muy fuerte: con la presencia, padres e hijos se enriquecen mutuamente. Es determinante para generar chicos seguros de sí mismos” comenta Seitún. “La seguridad en su presencia y disponibilidad fortalece la salud y también les guía en el camino correcto, porque no se trata sólo de afecto, sino también de límites y diálogo”.

La mayor presencia de las madres en la crianza genera, según los expertos consultados, un vínculo de apego muy fuerte, permitiendo generar chicos más seguros de sí mismos.  La forma que encuentran los argentinos para estar más presentes es muy diversa: para 7 de cada 10 argentinos, estar presentes es compartir rutinas y trasmitir valores. Estar atentos a las necesidades (52%), dedicar tiempo a escucharlos (51%) y poner límites con claridad (44%) son algunas de las formas que formas que encuentran los argentinos de estar más presentes en el momento de la crianza.

Mira también:  El niño de 24 meses

En este contexto, la tecnología juega un papel importante pero ambiguo: si bien puede colaborar para poder estar más presentes en lo cotidiano, también es fuente de conflictos: en la crianza por ser una etapa donde la necesidad de presencia física y atención plena es mayor, puede ser una fuente de nuevas presiones y demandas. Compartir momentos de disfrute en familia aporta beneficiosas ventajas: mejora los vínculos afectivos, la autoestima, potencia el desarrollo global, fomenta el aprendizaje, ayuda a liberar el estrés y favorece la comunicación. 

Sobre el estudio “Viví Presente”

Con el objetivo de indagar más en la temática, y en el marco de su 25º aniversario,  Kimberly-Clark realizó una investigación cuali y cuantitativa sobre el significado de “vivir presente” junto a la consultora Trendsity y expertos en distintas disciplinas. La investigación fue realizada en 2017 por la consultora Trendsity. Se desarrolló en la provincia de Buenos Aires a una muestra representativa de 491 personas de entre 18 y 55 años, mediante una encuesta online. Además se recabaron opiniones de reconocidos expertos en diferentes disciplinas como las neurociencias, la sociología, la psicología, la psiquiatría, la tecnología, la educación y el ámbito laboral a través de entrevistas en profundidad, para conocer su punto de vista sobre qué es y qué implica vivir presentes.

Con 25 años de trayectoria en Argentina, Kimberly-Clark continúa invirtiendo y apostando en el país, siendo fuente de empleo de más de 1.300 empleados. Además mantiene una cultura de innovación constante, trabajando bajo una finalidad común: mejorar la calidad de vida de las personas, con sus marcas Scott, Kleenex, Huggies, Kotex, Plenitud y Kimberly-Clark Professional; y manteniendo los valores de ética y transparencia en toda su gestión.

Deja un comentario