Grabaron a su hijo haciendo berrinches en la calle y ahora quiere hacer juicio por violación a la privacidad

¿Podría considerarse ofensivo? ¿Cuál es el punto de vista legal? La historia de esta mamá nos muestra una situación que es muy común en los lugares públicos.

Recientemente, una mujer que ha preferido permanecer en el anonimato, ha realizado una denuncia tras enterarse que su hijo de 3 años estaba siendo grabado mientras hacía berrinches en un lugar público. ¿Se trata de una postura exagerada o hay razones legales que la protegen? ¿Cómo te sentirías si fuese tu hijo?

Berrinches en plena calle

La madre está indignada tras enterarse de lo ocurrido. Su pequeño de 3 años estaba con su abuela dando un paseo. Repentinamente el niño se enojó y comenzó a hacer una rabieta en plena calle. Entonces, una mujer que caminaba por ahí comenzó a grabarlo sorprendida por lo que estaba pasando.

La abuela se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo y de inmediato se acercó y le dijo que no podía permitir lo que estaba haciendo. La mujer solo indicó que quería compartir el video con su hija para que se diera cuenta que su pequeña también tenía rabietas, pero nada comparado con la que acababa de grabar.

La mamá del niño de 36 meses dijo que es inaudito que una mujer grabe a otro niño en esas circunstancias solo para hacer sentir mejor a su hija. Sin embargo, quien filmó el video dijo que no había de qué preocuparse puesto que ya lo había eliminado de su dispositivo móvil.

Pero lo había hecho solo porque estaba muy lejos y no se veía “lo suficientemente nítido”. La mamá del niño de 3 años dijo: “Me parece una conducta inaceptable. No es su hijo, no tiene derecho a grabarlo y mucho menos a compartirlo”.

¿Es legal grabar o fotografiar a otros niños sin el consentimiento de sus padres?

Todo depende de las leyes de cada país. Este caso sucedió en Auckland, Nueva Zelanda. Allí existe una Ley de Privacidad que ha sido modificada recientemente y que se podría aplicar en estos casos. El presidente encargado de Privacy Foundation NZ, Gehan Gunasekara, habló sobre la denuncia que efectuó esta mujer.

Mira también:  El niño de 21 meses

Como reconocido profesor de derecho de la Universidad de Auckland dice que no existe base para una contienda legal porque quien grabó el video decidió eliminarlo ella sola. Cada uno es libre de grabar a otros si existen razones personales para ello.

Además acotó lo siguiente: “Nadie razonable debería ofenderse a un grado tan extremo como para considerar ofensiva esta acción. Así que la acusación se presenta como ‘un poco débil’, pero siendo probable su interpretación por violación a la ley”.

Gunasekara, dijo que grabar a un niño teniendo una rabieta podría ser considerado “como pasarse del límite” pero no se lo consideraría como algo “sumamente ofensivo”. En su opinión es algo que está más relacionado a una “conducta social”.

“Con esta opinión estamos manifestando el punto de vista del Comisionado de Privacidad. Exhortamos a las personas a evitar hacer este tipo de acciones si a otros les causa molestias. Ahora, si grabas a un vecino tirando basura en propiedad privada, sí existirá una base para tal acusación y proceder legalmente”.

Deja un comentario