Pensó durante meses el nombre de su bebé pero por error terminaron llamándola “Lasaña”

Eligió los nombres detenidamente pensando que le rendía homenaje a su difunta su suegra. Sin embargo, ahora todos la llaman igual que su plato favorito.

Pensó durante meses el nombre de su bebé pero por error terminaron llamándola “Lasaña”

Elegir un nombre para nuestro hijo es una decisión que, para algunos, tiene mucha importancia, mientras que para otros no es motivo de preocupaciones. Lo cierto es que el nombre es capaz de influir mucho en la psicología y la autoestima de nuestros pequeños en sus primeros años, motivo por el cual una equivocación con este fue la causa de tantas preocupaciones en esta joven madre.

Un nombre con trampa

Esta última semana ha aparecido en la red social Reddit una historia  especialmente llamativa: una madre (cuyo nombre real se desconoce), ha contado cómo ha llamado accidentalmente a su pequeña hija de 9 semanas “Lasaña”.

Según cuenta en su historia, la madre llevaba meses pensando en un nombre ideal para su bebé, llegando finalmente a la conclusión de que este sería “Elizabeth Jane”. Todo parecía estar decidido, hasta que, pocos meses antes del nacimiento de la pequeña, falleció su abuela paterna por cáncer de mama. Luego de esto, la madre pensó que sería un lindo detalle agregar el nombre de ella al de su hija que estaba por nacer. Fue así como, al momento de su nacimiento, la pequeña bebé acabo llamándose “Elizabeth Anya Jane”.

Una decisión de la que los padres se arrepintieron

En un principio, los padres estaban realmente felices y orgullosos del nombre de su hija, por lo que el mismo representaba (un tributo a su abuela), pero luego de 9 semanas, descubrieron que algo estaba mal.

Debido a la actual situación de cuarentena que se vive en el mundo, la madre de la pequeña Elizabeth se mantenía en contacto con sus familiares mediante videollamadas. Fue en una de estas que, en medio de juegos, su hermana (tía de la bebé) comentó que Elizabeth se abreviaba como “Liz”, y eso dejaba al nombre de la pequeña como “Liz Anya”, lo que suena igual a “Lasaña”. La familia no tardó en comenzar a llamar a la niña de esta manera.

A la madre no le gustó este apodo y pidió a sus familiares que no llamasen a la bebe así, petición que, por más que fue repetida en varias ocasiones a lo largo de unas cuantas semanas, siempre fue ignorada. Tal fue el enojo de la madre, que esta decidió dejar de hablar con su familia mediante videollamadas. Desde entonces, a pesar de la insistencia de estos a volver a entrar en contacto, la madre se niega a hacerlo.

 La madre de Elizabeth indicó que, si su propia familia ha sido capaz de encontrar tal apodo para su hija, entonces los niños con los que esta estudie no dudarían ni un segundo en hacerle bullying, por lo que estaba considerando cambiar su nombre.

El apoyo nunca dejó de llegar

 Al exponer su historia en Reddit, fueron muy variadas las reacciones de las personas. Algunas tomaron la historia como un chiste, sin embargo, una gran mayoría dio apoyo o consejos a la madre.

Entre todos los comentarios de la publicación, uno de los más llamativos decía las siguientes palabras:

“Me llamo Lorelei, es un nombre perfectamente normal, pero durante mis años en la escuela sufrí mucho bullying por este. Fue entonces que aprendí que no importa cómo te llames, si los niños quieren burlarse de ti, ¡encontrarán la manera! Por eso, en vez de preocuparte por si los niños se burlarán de tu pequeña, preocúpate por enseñarla a valorar su nombre”. 

Aunque la madre de Elizabeth tuvo una respuesta positiva a este comentario, siguió afirmando que deseaba cambiar el nombre de la pequeña. 

Al final, cambiar el nombre fue la solución

Al conocer que el deseo de la madre persistía, muchas propuestas para nombres comenzaron a aparecer en los comentarios, una de estas decía:

“Podrías invertir el orden de los nombres, de modo que, en vez de llamarse Elizabeth Anya Jane, se llame Elizabeth Jane Anya”.

A la madre le gustó esta idea, e indicó que, aunque el orden de los nombres no sonaba muy bien, sería mejor para su pequeña el tener un nombre que sonara mal a tener un nombre que se prestara para tal apodo. 

Luego de varios días, la madre dio un cierre a la historia, indicando lo siguiente:

“Lo he discutido con mi esposo y ya está decidido, en los próximos días iremos al juzgado para cambiar el nombre de nuestra hija a Elizabeth Jane Anya. El nombre no rima de la manera que me gusta, pero sigue siendo la mejor opción”.

Desde entonces, la madre parece estar feliz con su elección.

Deja un comentario