Cómo bajar de peso luego del parto sin intentarlo

Muchas mujeres se preocupan por el sobrepeso que les queda luego del parto sin saber que gastan muchas calorías con el sólo hecho de criar a su bebé.

Cómo bajar de peso luego del parto sin intentarlo

Las primeras semanas después del parto son un constante trajín. Y no es para menos si pensamos que el bebé requiere toda la atención y el cuidado.

Las veinticuatro horas del día son una continua tarea que oscila entre el amamantamiento y los cambios de pañal. Apenas alcanza el tiempo para dormir y menos aún para hacer ejercicio y recuperar el peso previo al parto.

Sin embargo, hay una buena noticia. ¡Puedes bajar de peso sin siquiera hacer ejercicios ni dietas! A continuación te indicamos todo lo que puedes hacer para perder peso con el sólo hecho de criar a tu hijo.

Amamantar

Son innegables todos los beneficios que la lactancia materna le brinda al bebé. Sin embargo, no se habla mucho de una de ellas: la lactancia materna ayuda a quemar 500 calorías diarias. Además, estimula la liberación de la hormona oxitocina que interviene para que el útero se contraiga a su estado normal, reduciendo así el tamaño de tu abdomen. Por otro lado, la lactancia requiere un consumo extra de 800 calorías diarias, de modo que también puedes comer más.

Cargar al bebé

Sin duda este es un quema-calorías de primer nivel. Toda mamá sabe lo que es cargar al bebé en brazos. Gracias a este esfuerzo se tonifica la parte inferior del cuerpo, desde los abdominales hasta las piernas, lo que sin duda aumentará el metabolismo y te hará bajar de peso como si hicieras ejercicio.

Tomar agua

Para mantener la producción diaria de leche materna, la madre debe ingerir una cantidad de líquido suficiente, preferiblemente agua. Se recomienda un total de ocho vasos diarios que además de contribuir para la lactancia, eliminará las toxinas no deseadas del organismo. Por otro lado, tomar un vaso de agua antes de cada comida ayuda a reducir el apetito por la sensación de plenitud que produce en el estómago.

Mira también:  La larga batalla de una mamá para aceptar su cuerpo luego del embarazo

Pasear al bebé

Definitivamente llevar de paseo al bebé es una de las actividades que más estimulan al bebé ya que lo ponen en contacto con un entorno diferente. Pero también es muy bueno para la mamá, ya que una caminata con el cochecito quema aproximadamente un 20% más de calorías que si se realiza la caminata sin él.

Evitar el estrés

Cuando estamos estresados, nuestro cuerpo libera cortisol, leptina y otras hormonas que estimulan el deseo de ingerir carbohidratos. Este comer “emocional” es una manera que el cuerpo tiene para manejar la ansiedad. Por esta razón, nada mejor que practicar ejercicios de relajación o yoga. Si esto no es posible se puede obtener el mismo efecto reconfortante ingiriendo en vez de carbohidratos otros alimentos ricos en vitaminas, como arándanos, naranjas, damascos secos, orejones o verduras de hoja verde.

Ingerir más fibra

Los alimentos ricos en fibra no sólo ayudan a aliviar el estreñimiento y mantener la regularidad intestinal, sino que también dan sensación de plenitud luego de comer. Además contienen niveles muy bajos de grasa y azúcar como es el caso de las frutas. Sin embargo, no debe abusarse de ellas puesto que puede producir deshidratación, ya que el cuerpo comenzará a utilizar agua para tratar de absorberla.

Jugar con el bebé

Además de que el juego es la mejor manera de estimular el desarrollo psicomotor del bebé, también es una gran manera de mantenerte activa. El sólo hecho de levantar a tu bebé en el aire ayuda a quemar calorías y a tonificar varios grupos musculares. Si lo haces desde el piso, tonificarás glúteos, piernas y brazos. Si lo haces recostada, se fortalecerán los bíceps, tríceps y pectorales. Y si en esta posición lo levantas con tus piernas fortalecerás también este grupo muscular.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone