Consejos para criar a un niño después de una niña: un camino y un enfoque muy diferente

Te explicamos por qué la crianza de un varón es diferente en muchos aspectos y te damos 6 consejos que podrán ayudarte.

Consejos para criar a un niño después de una niña: un camino y un enfoque muy diferente

No es un secreto para nadie que hombres y mujeres tenemos distintas maneras de ver al mundo, de pensar y de expresarnos, cosa que puede llevarnos a tener estilos de vida completamente distintos. Sin embargo, eso no quiere decir que no podamos aprender los unos de los otros para así poder alcanzar un equilibrio, logrando de esta manera ser mejores personas. Esto aplica para todas las etapas de la vida, incluidos los más pequeños.

¿Los niños son de Marte y las niñas de Venus?

Niños y niñas tienen procesos de desarrollo distintos, tanto en lo externo como en lo interno. Este último aspecto es de gran importancia a la hora de generar los comportamientos y los sentimientos, ya que el simple predominio de una hormona puede marcar una gran diferencia.
Cuando los padres tienen hijos de ambos géneros, siempre acaban dándose cuenta de estas diferencias en el comportamiento y en los sentimientos. Ciertamente, en estos casos es necesario tener una mente abierta y mucha paciencia, ya que lo que se aprende al criar a uno no es de mucha ayuda para criar al otro (excepto por los más básico).

Consejos para criar a los niños

Algunos estudios científicos tienen la teoría de que los altos niveles de estrógenos presentes en el útero de la madre cuando se está engendrando a una niña, hacen que su cerebro tenga un desarrollo más rápido, cosa que les permite tener un mejor grado de comprensión y pensamientos más estructurados durante los primeros años de su vida.

Por su parte, los niños vienen a tener este desarrollo más adelante, por lo que durante sus primeros años de vida tienden a actuar más impulsivamente, sin pensar, por lo que suelen ser más revoltosos y contestadores.

Mira también:  La visión de un bebé recién nacido hasta los 12 meses desde su punto de vista

Ante estas situaciones y los dolores de cabeza que suelen provocar en los padres, una experta en crianza de niños, Maggie Dent, nos da los siguientes consejos.

1. Ármate de paciencia

Criar a una niña suele ser una experiencia mucho más tranquila que la de un niño donde es frecuente que los padres no sepan qué hacer. Lo mejor ante esta situación es mantener la calma y conocer bien la personalidad del niño, dando importancia a todas sus emociones. Los regaños frecuentes no son una solución efectiva.

2. Permite a tu niño tener contacto con niñas

Un error que muchos padres cometían en el pasado, era creer que los niños solo debían jugar con niños y las niñas solo debían estar con niñas, cosa que provocó muchos problemas de comportamiento más adelante en la vida de los pequeños y también ayudó a generar conductas como el machismo. Permitir que nuestros pequeños interactúen con niñas no solo evita esto, sino que también permite un mejor desarrollo de las habilidades sociales.

3. Recuerda que los niños suelen ser más arriesgados e impulsivos

Los niños suelen expresarse mediante el contacto físico, por lo que un golpe o empujón de su parte no siempre tiene que ser malintencionado. Cuando los niños realizan esta clase de actos, es necesario que los padres observen de cerca, para conocer si fue o no con malas intenciones y así evitar reprenderlo innecesariamente.

4. Tu hijo necesita aprobación

A diferencia de muchas niñas que se enfocan más en lo que deben hacer y en sus resultados, los niños suelen buscar más aprobación a la hora de realizar una tarea. Por ello es importante que se le reconozca que está haciendo las cosas bien: hacer esto puede servir para reforzar las buenas conductas.

Mira también:  Estimulando al bebé de 9 meses

5. Es necesario enseñarlos a manejar sus emociones

Durante sus primeros años, un niño es más propenso a experimentar emociones como la ira, la envidia y la frustración. En muchos casos, expresar dichas emociones puede ser difícil para ellos, por lo que es tarea de los padres el enseñarles cómo hacerlo de manera correcta, ya sea mediante acciones o palabras.

6. La planificación vence al mal comportamiento

Los niños tienden a ser más hiperactivos y a no comportarse en lugares en donde deberían hacerlo. Para evitar estas conductas indeseadas, es necesario explicarles la situación detenidamente y con anticipación, de manera que ellos entiendan la importancia de permanecer tranquilos (si el niño sigue siendo inquieto, entonces es bueno llevarlo a realizar una actividad en donde gaste sus energías previamente).

Estos consejos pueden ser de gran ayuda a la hora de criar a un niño y no quiere decir tampoco que no pueda darse en las niñas estas conductas. Son generalidades que salen del resultado de algunas investigaciones. Lo más importante tanto para los niños y las niñas, es recibir una crianza llena de atención y amor.

Deja un comentario