La leche materna cambia de color cuando el bebé se enferma ¿Sabes por qué?

Una mamá compartió la foto de dos muestras de leche que se había extraído mostrando la diferencia de color de una de ellas cuando su hija comenzó a tener fiebre.

La leche materna cambia de color cuando el bebé se enferma ¿Sabes por qué?

Las mamás que dan el pecho a sus bebés saben que la leche materna  cambia de color. Por ejemplo, el calostro, la primera leche que produce el cuerpo, es de color anaranjado o amarillento. Esto se debe a que posee una gran cantidad de nutrientes que necesita el bebé recién nacido.

La leche materna también cambia de color cuando la madre come ciertos alimentos, especialmente si estos son muy coloridos, como por ejemplo la remolacha, tonalizándola suavemente del color de los alimentos que se han consumido.

Pero la leche materna en realidad es mucho más compleja que esto: la saliva del bebés puede indicarle al organismo de la madre cuando el bebé necesita ciertos anticuerpos para que cambie de composición.

Una mamá llamada Ashlee Chase, compartió recientemente en las redes sociales el increíble cambio de color de su leche cuando su hija, Elliot comenzó a tener fiebre. Ashlee se extrajo la leche y la comparó con la leche que había conservado unos días antes: la diferencia era muy evidente.

La mamá compartió su foto en su muro de Facebook el 20 de septiembre de 2017 y tuvo un gran repercusión: obtuvo casi 6.000 reacciones y fue compartida más de 7.000 veces

"Why do you still let your 7month old nurse""she's too old" "she's just using you as a pacifier" "you need to put her in…

Posted by Ashlee Chase on Wednesday, September 20, 2017

En la publicación la mamá escribió el siguiente mensaje:

“¿Por qué todavía amamantas a tu bebé de 7 meses?” “Ya es grande” “Te está usando como chupete”. “Tienes que ponerla en su propia cama”.

Este es el 100% del por qué [lo hago:]

La leche de [la foto] de arriba es de hace 3 días cuando estaba amamantando a una Elliot sana.

La de abajo es la de hoy, después de que Elliot enfermara con fiebre toda la noche.

Ashlee estaba preocupada por el cambio de color por lo que habló con el pediatra quien le aseguró que todo estaba bien. De hecho, estaba más que bien, era lo mejor que le podía pasar a la leche materna. La razón por la que la leche había cambiado de color era porque contenía más grasa y anticuerpos para ayudarle a su hija a que mejorara más rápido.

Cuando amamantas a un bebé enfermo, los microorganismos de su boca se transfieren al seno, estimulando así una respuesta inmune de la madre que cambia la composición de su leche materna. Así lo afirma un estudio publicado en Pediatric Research, “los factores inmunológicos en la leche materna cambian como respuesta a alguna infección presente en el lactante”.

¿Increíble no? ¡A dar la teta!

Deja un comentario