El tipo de personalidad del bebé

Los bebés pueden agruparse en diversos tipos de personalidad y de acuerdo a esto satisfacer sus necesidades emocionales para fortalecer su autoestima.

El tipo de personalidad del bebé

El temperamento y la personalidad del bebé

Desde muy chicos vamos desarrollando nuestra personalidad a medida que vamos creciendo. Es así como se comienzan a adquirir rasgos individuales que van caracterizando y defendiendo la personalidad del bebé y su identidad. Sin embargo, aunque cada bebé es único en lo que respecta a su temperamento, existen ciertos rasgos comunes que los agrupan en cuatro categorías diferentes: colérico, melancólico, sanguíneo o flemático.

La teoría de los 4 humores

Esto proviene de la Grecia antigua y su filosofía médica, y es lo que se conoce aún como la teoría de los cuatro humores o teoría humoral. Esta teoría sostiene que el cuerpo humano está compuesto de cuatro sustancias esenciales llamadas líquidos o humores, cuyo equilibrio señala el estado de salud del individuo y su personalidad.

A continuación detallamos las virtudes y debilidades de cada tipo de personalidad como también las necesidades emocionales de tu bebé que deberías tener en cuenta.

El bebé colérico

Tiene la virtud de ser dinámico, arriesgado, vivaz, extrovertido, líder y precoz ara alcanzar nuevas habilidades. Pero por otro lado, sus debilidades los hacen ser obstinados, demandantes y bulliciosos lo que hace que desordenen y tiren cosa. Además, tienen muchos problemas para dormir.

La necesidad emocional principal del bebé colérico es dominar alguna situación. Intentará dominar a todos en la familia con llantos y berrinches. Por esto debes darle juegos o cosas que pueda dominar, y estate muy atenta a que no llegue dominarte a ti.

El bebé melancólico

Suele ser serio, callado e introvertido, analiza con detalle a los demás, le gusta estar solo y se adapta muy bien a las rutinas. Sin embargo, también pueden ser suspicaces, precavidos, tímidos. Pueden incluso llegar a tener una apariencia triste, ser muy dependientes y llorar muy fácilmente.

Mira también:  Estrabismo: ¿Qué hacer si al bebé se le desvía uno o los dos ojos?

La necesidad emocional principal del bebé melancólico es la de sentirse querido. Debes además asegurar orden y horarios bien establecidos en su rutina diaria.

El bebé sanguíneo

Es vivaz, atento, curioso, desea llamar la atención y sabe que es gracioso. Además expresa mucho su alegría, le gusta estar en compañía y responde a estímulos con mucha facilidad. De otra parte, se mete en todas partes, puede frustrarse si no le prestan atención y llorar si no lo cargan o cuando tiene sueño.

La necesidad emocional principal del bebé sanguíneo es sentirse aprobado, halagad, y mimado. Adora que lo abraces y le des muchos besos. Debes llevarlo a pasear seguido ya que le encanta salir y estar en contacto con gente.

El bebé flemático

Es serio, dócil, cauteloso y muy feliz. Se adapta fácilmente a nuevas situaciones, no es demandante y adora dormir la siesta. Pero como debilidad puede llegar a ser desconfiado, apático, lento, tímido e indiferente.

La necesidades emocional principales del bebé flemático es la tranquilidad y la paz. Por esta razón debes asegurarle un entorno estable, silencioso y con rutinas. No le exijas muchas actividad física ya que no le gusta y déjalo dormir mucho.

Acompañando el desarrollo de la personalidad del bebé para evita malas conductas y baja autoestima

A partir de estas líneas generales de la personalidad del bebé puedes estimular y criar a tu bebé de una manera más particular y de acuerdo a sus necesidades, ya que tendrás un mayor conocimiento de sus virtudes y debilidades. Si trabajas satisfaciendo sus necesidades emocionales día a día, sin duda será un niño muy feliz.

Sin embargo, debes recordar que cada bebé es único, y su tipo de personalidad también lo será. Un bebé puede desarrollar un carácter de personalidad mixta, con rasgos de una o de otra. Tu observación ayudará sin duda a definir día a día como relacionarte con él y ayudará sin duda a evitar malas conductas y una baja autoestima.

Deja un comentario