La alopecia podría ser un factor de riesgo para sufrir complicaciones por el COVID-19

Según las últimas investigaciones, los hombres calvos representaban la mayoría de los casos graves y de muertes. Sin embargo, muchos expertos ven en ello una posible solución para la enfermedad.

La alopecia podría ser un factor de riesgo para sufrir complicaciones por el COVID-19

Cada día que pasa, es más lo que descubrimos sobre el COVID-19. Hace poco se dio a conocer que esta enfermedad es capaz de afectar a los vasos sanguíneos, así como que puede afectar de otras maneras a los niños pequeños con la enfermedad de Kawasaki. Recientemente se ha hecho un nuevo descubrimiento, y esta vez, los que han perdido el pelo son los más afectados.

Es una mala época para ser calvo

Recientemente muchos grupos de investigadores alrededor del mundo han comenzado a establecer relaciones entre los casos más graves de COVID-19 y la caída del cabello en los hombres mayores de 40 años.

Esto se debe a que en las zonas que se han visto más afectadas, se ha detectado que un gran porcentaje de los hombres ingresados en terapia intensiva son calvos. Este porcentaje, en la mayoría de los casos, se ubicaba sobre el 50% y, en algunas ocasiones, se ubicaba cerca del 80%.

Las autoridades de salud de varias partes del mundo se ha mantenido debatiendo esta extraña relación, y muchos coinciden que la explicación a ello podría encontrarse en las hormonas masculinas y, muy especialmente, en los andrógenos (responsables de la caída del cabello en la mayoría de los casos). Por esto, algunos profesionales han comenzado a llamar a este evento como “signo de Gabrin”, haciendo alusión a el Dr. Frank Gabrin, el primer médico que falleció a causa del COVID-19 en Estados Unidos (quien era calvo).

Ya son muchas las pruebas

Para comprobar esta relación entre la caída del cabello en los hombres y los casos graves de COVID-19, se han realizado muchos estudios y análisis en todo el mundo. En estos se ha dado a conocer desde el primer brote de COVID-19 ocurrido en Wuhan a principios de este año, hasta los más recientes, ocurridos en varias zonas de Estados Unidos y Europa, que los hombres calvos representaban la mayoría de los casos ingresados en las unidades de cuidados intensivos, así como la mayoría de muertes.

Mira también:  Expectativa vs. realidad: La madre que quería ser y la que verdaderamente soy

Entre todos los estudios, el más destacado es uno llevado a cabo en España por el Dr. Carlos Wambier, el cual fue publicado en la revista de la academia americana de dermatología. El mismo fue realizado en Madrid, y consistió en el análisis de todos los ingresos a la unidad de cuidados intensivos de 3 hospitales distintos. En este, fue revisado el perfil de 122 pacientes y se determinó que el 79% de estos eran hombres con pérdida del cabello o con tendencia a sufrirla en un futuro próximo. Además, este estudio encontró una relación similar (aunque en menor grado) en las mujeres con alopecia parcial (inducida por andrógenos).

Unas hormonas peligrosas

Muchos científicos creen que los andrógenos son los responsables de esta curiosa relación, ya que dichas hormonas son capaces de estimular la formación de enzimas perjudiciales para la salud, las cuales podrían ayudar al virus a penetrar en las células con más facilidad.

Los expertos indican que para que el virus sea capaz de infectar a una célula exitosamente, es necesario que una parte del mismo (conocida como “espiga”) sea activada por una enzima. Muchos creen que los andrógenos podrían cumplir un papel importante en este proceso (ya que estimulan la formación de muchas enzimas).

A parte de tener un papel esencial en la caída del cabello y levantar sospechas de agravar las infecciones con el nuevo coronavirus, los andrógenos también influyen en la aparición del cáncer de próstata. Por esto, muchas personas que padecen esta enfermedad, consumen medicamentos para suprimirlos (algo parecido se hace en los tratamientos para combatir la caída del cabello).

Mira también:  Mira la reacción de este bebé que ve a su mamá por primera vez

Al existir una aparente relación entre los andrógenos y el nuevo coronavirus, un grupo de científicos italianos han realizado un análisis sobre un grupo de pacientes con cáncer de próstata, los cuales son medicados con supresores de andrógenos. A través de dicho análisis se determinó que estos tenían un 75% menos de probabilidades de padecer COVID-19, hecho que ha fortalecido la creencia de una relación entre estas hormonas y el nuevo virus.

Esta podría ser la solución

Muchos profesionales de la salud creen que la clave para tratar al COVID-19 podría encontrarse en esta área. Por ello, muchas empresas farmacéuticas han comenzado nuevas y elaboradas investigaciones con la intención de comprobar si es posible desarrollar un tratamiento efectivo para el COVID-19 basado en supresores de andrógenos u otras hormonas.

Deja un comentario