Estas niñas siamesas fueron separadas 13 años atrás y ahora viven normalmente

Si tuvieras que tomar la decisión de separar a tus pequeñas unidas por el torso: ¿qué harías? Estos papás tuvieron que tomar esta difícil situación y esto es lo que pasó.

Estas niñas siamesas fueron separadas 13 años atrás y ahora viven normalmente

La llegada de un hijo es una emoción que solo un padre puede comprender. Sin embargo, hay muchos riesgos implicados y este fue el caso de una pareja que tuvo que enfrentarse a una decisión difícil: dividir quirúrgicamente a sus gemelas arriesgando sus vidas o dejándolas unidas. ¿Qué harías tú si fuera tu caso?

Cirugía riesgosa que tiene gran éxito

Las hermanas estadounidenses Maliyah y Kendra Herrin son muy conocidas en Salt Lake City, Utah. Una fuerte noticia inundó a sus padres de dudas cuando se enteraron que las pequeñas venían unidas una a otra.

Compartían el intestino grueso, hígado, pelvis, y solo tenían dos piernas y un solo riñón. No obstante, hoy en día, 13 años después de la operación exitosa, ambas están separadas y han ido creciendo sanamente a pesar de que solo tienen una sola pierna cada una. 

Un documental que ha conmovido al mundo

BBC Three publicó recientemente un documental bibliográfico al respecto. Mencionó que  Jake y Erin tomaron la decisión de proceder a la cirugía cuando ellas solo tenían 3 años. La operación duró 26 horas y de este modo fueron separadas del torso. 

Maliyah explica su experiencia a la revista: “Siendo honestas no podemos recordar el dolor que sentimos durante la cirugía, solo sabemos que nuestra recuperación fue bastante rápida. Tan solo dos semanas después de la cirugía estábamos saltando alrededor de nuestras camas”. 

Una decisión difícil

Como se mencionó anteriormente, ambas compartían un solo riñón. Tras la separación Maliyah lo conservó, pero su hermana Kendra tuvo que someterse durante 9 largos meses a diálisis hasta que su madre le donó el suyo. Lamentablemente tras 10 años del trasplante el cuerpo de Kendra rechazó el riñón y tuvo que ser dializada nuevamente.

Mira también:  Un padre saca fotografías a sus hijas en fantásticas escenas retocadas con Photoshop

Kendra no lo tuvo fácil porque durante año y medio estuvo en una lista de espera para recibir el trasplante, pero milagrosamente un donante anónimo estuvo dispuesto a donar su riñón. Maliyah también tuvo que enfrentarse a varios trasplantes de tal órgano desde que fue operada. 

Procedimientos quirúrgicos agotadores

Las niñas han tenido que pasar por todo tipo de procedimientos quirúrgicos todos estos años. Por ejemplo, una de dichas operaciones consistía en enderezar sus espinas, pero a pesar de ello se encuentran muy agradecidas y han ido creciendo felices y muy sanas. 

Ellas indican que están muy  contentas con sus padres por haber tomado la decisión de separarlas. Kendra dice. “Ambas estamos felices de que nos haya separado. Creo que si estuviéramos unidas como antes estaríamos peleando todo el tiempo porque estábamos demasiado cerca. Aunque lo importante es que aun ahora hacemos todo juntas”.

Ellas están utilizando su experiencia para tratar de concientizar a las personas sobre la donación de órganos ya que vivieron en carne propia lo difícil que es conseguir un donante de riñón. 

Deja un comentario