Una mamá australiana dió a luz a una bebé de 6,6 kg de peso

Con este peso la “pequeña” ha batido récords en el país. ¡Te asombrarás cuando la veas de cuerpo entero!

Una mamá australiana dió a luz a una bebé de 6,6 kg de peso

¡Santa madre bendita! La pequeñita (si es que podemos llamarla así) nació en Melbourne, Australia y se ha convertido en una de las bebés más grandes de las que se tienen registro en el país. La familia que vive en el barrio de Boronia en Melbourne ha contado su testimonio a los medios y aquí te lo acercamos.

¡Súper bebé!

La niña, llamada Willow, nació el pasado 11 de marzo a través de una operación cesárea y pesó 6,6 kg. Para ponerlo en perspectiva tengan en cuenta que un bebé promedio pesa entre 2,5 kg y 4,3 kg al nacer.

De esta forma, Willow se ha convertido en uno de los bebés más grandes que haya nacido en el país. De acuerdo al testimonio de su orgullosa mamá, Melis Amey, su hija ya utiliza ropa de un bebé de 3 meses. ¡Piensen que tiene un poco más de una semana de nacida!

La reacción del personal al pesar a la niña

Pero no solo nosotros somos los que nos asombramos cuando escuchamos cuánto pesó esta bebé. El personal de la sala de maternidad del hospital donde nació, cuenta que cuando pesaron a la niña quedaron todos boquiabiertos. Cuando vieron que en la balanza la niña pesaba la increíble cifra de 6,6 kg. se escuchó un grito de asombro que se escuchó en toda la sala.

Y no es para menos, ya que de acuerdo a las estadísticas, la bebé tiene el doble de peso que el del promedio australiano.

¿Los bebés más grandes son más sanos que los pequeños?

“Más grande no siempre es mejor cuando se trata del peso de los bebés al nacer”, informó a LiveScience, la Dra. Kristin Atkins, especialista en medicina materna y fetal de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland.

Por un lado, un bebé más grande puede presentar diversos obstáculos a nivel físico para poder atardecer el canal vaginal al nacer. Los bebés que nacen con 10 libras o más pueden tener problemas para moverse por el canal de parto, compartió Atkins, ya que sus hombros pueden quedar atrapados bajo los huesos pélvicos de la madre.

Esto, a su vez, puede causar daños a los nervios del cuello del bebé o incluso romper sus clavículas o brazos. Otras consecuencias que también podrían surgir incluyen problemas respiratorios y músculos cardíacos de mucho grosor.

Deja un comentario