5 alimentos que se deben evitar durante la lactancia

Estos alimentos pueden provocar problemas de salud en el bebé por lo que se recomienda reducir o suspender su ingesta en este periodo.

5 alimentos que se deben evitar durante la lactancia

Los alimentos que debes quitar de tu dieta durante la lactancia

Está comprobado que durante la lactancia, los alimentos que se ingieren modifican el sabor de la leche materna. El ajo y otros alimentos picantes o de sabor fuerte cambian su gusto, siendo esta la razón de que el bebé a veces rechace el pezón. Sin embargo, no hay que preocuparse mucho por los sabores de la leche aunque sí hay que centrarse en una lista de algunos alimentos que pueden afectar la lactancia e incluso ser dañinos para el bebé. De todas maneras, estos alimentos puede ingerirse en pequeñas cantidades aunque siempre con cautela. Recuerda que con una nutrición saludable se asegura una buena lactancia.

Pescado con altos niveles de mercurio

Prácticamente casi todos los pescados, moluscos y pescados contienen algo de mercurio, una neurotoxina bastante común y que podría provocar daños cerebrales en el bebé. No obstante, la mayoría de las veces, los beneficios para la salud de comer pescado y otros frutos de mar superan ese riesgo, puesto que contienen altos niveles de proteínas y además son bajos en grasa. En realidad, la mayoría de los pescados contienen muy poca cantidad de mercurio y no llega afectar la salud del bebé.

Sin embargo, existen algunas excepciones. Son pocos pescados que deben evitarse ya que contienen la neurotoxina en grandes cantidades. Estos son el tiburón, el pez espada, el jurel y la caballa real, que es la caballa común pero de mayor tamaño. Estos peces de más edad, como los depredadores superiores, contienen los niveles más altos de mercurio, por lo que deben eliminase de la dieta completamente durante la lactancia. En su lugar, se puede comer alrededor 350 gr. por semana de pescado con niveles más bajos de mercurio como merluza, atún enlatado, salmón, abadejo y bagre.

Alcohol

Luego de nueve meses sin ingerir alcohol, probablemente te gustaría tomar una cerveza de vez en cuando o una copa de vino. Esto no supone ningún inconveniente mientras se respeten estas dosis bajas.

Ahora bien, si has superado las dos copas de alcohol, debes esperar hasta que el alcohol se haya eliminado del organismo antes de volver a amamantar. Si te sientes incómoda ante la congestión de senos, puedes extraerla. Pero —contrario a la creencia popular— no es necesario extraer tu leche y tirarla porque ya no sirve, puesto que el alcohol no se acumula ahí. Esto se hace sólo si te sientes incómoda por la hinchazón de las mamás. Cuando la sangre esté libre de alcohol, la leche estará en perfectas condiciones para que el bebé la consuma.

Cafeína

La cafeína también puede ingerirse en dosis moderadas. Esta cantidad no debe superar las dos o tres tazas diarias de cualquier bebida que contenga cafeína como el café y las bebidas colas.

Debes tener presente que la cafeína pasa directamente al torrente sanguíneo, lo que significa que puede entrar en la leche materna y el bebé la ingiera. De ser así, la cafeína provocará nervios e irritación en el bebé, como también problemas para dormir.

Menta

Altas dosis de menta pueden inhibir la producción láctea. De hecho, la menta es una hierba que muchas madres utilizan para comenzar con el destete y cortar el suministro de leche.

De todos modos, no debes preocuparte por los chicles, los caramelos o una taza de té de menta que tomes ocasionalmente. Pero si notas que tu suministro de leche se reduce luego de haberla ingerido, lo mejor será que reduzcas su consumo o suspendas su ingesta por un tiempo.

Salvia

Para el consumo de la salvia debes tomar como ejemplo los mismos consejos que para la menta, ya que esta hierba también puede disminuir el suministro de leche. Sin embargo, por lo general sólo se reduce cuando se ingieren dosis muy altas para el organismo. De modo que si la consumes y observas que la cantidad de leche decae, reduce su consumo o suspéndela hasta tanto dejes de amamantar.

Deja un comentario