Bebé descalzo, niño más inteligente en el futuro

Un estudio revela que calzar al bebé desde etapas tempranas de su vida podría afectar su desarrollo cognitivo.

Bebé descalzo, niño más inteligente en el futuro

Andar descalzos traería grandes beneficios a bebés y niños pequeños en su futuro. Esto lo ha comprobado un reciente investigación, realizada por expertos de la Universidad Complutense de Madrid, que descubrió que andar sin zapatos mejora su adaptación al entorno y su inteligencia.

El descubrimiento revela que la costumbre que muchos padres tienen de ponerle zapatos a sus bebés y niños pequeños podría alterar negativamente su desarrollo cognitivo y de esta manera afectar su inteligencia en el futuro.

Los resultados se dieron a conocer en el estudio Podología preventiva: niños descalzos igual a niños más inteligentes, llevado a cabo por Isabel Gentil García, profesora de la Escuela Universitaria de Enfermería, Fisioterapia y Podología de la Universidad Complutense de Madrid.

La profesora critica la publicidad y el comercio que gira en torno a la venta de calzado infantil y sostiene que únicamente se deberían cubrir los pies de bebés y niños sólo para abrigarlos ante un  clima frío.

Según la experta, son varios los factores para no calzar al bebé desde muy pequeño. Uno de ellos, es que desde el punto de vista neurológico, los pies de un bebé recién nacido hasta los 9 meses de vida, tienen una mayor sensibilidad que sus manos y por esta razón no se recomienda calzarlo ni cubrir sus pies si no es necesario.

Según afirma la experta, durante los primeros meses del desarrollo psicomotriz del bebé, los pies tienen la función de informarle al pequeño las impresiones táctiles del mundo externo que también recibe a través de sus manos y boca: todas zonas en donde la terminales nerviosas son mayores y más sensitivas que en otras partes del cuerpo.

El estudio se basa además en las etapas de desarrollo de la inteligencia de Piaget. El mismo indica que la manipulación de objetos en su etapa sensomotriz es fundamental para su desarrollo cognitivo, así como el movimiento y el aprender a organizar el conjunto de información sensorial que recibe constantemente.

La investigación señala claramente que el calzado en bebés y niños muy pequeños impide poder recibir datos externos que brindan una serie de sensaciones e información necesaria para el desarrollo posterior de su inteligencia.

Por todas estas razones se recomienda no calzar al bebé hasta más adelante de modo que no se perjudique su desarrollo cognitivo.

Deja un comentario