Placenta previa

Placenta previa

¿Qué es la placenta previa?

Durante el embarazo la placenta va cambiando de posición en la medida que el útero se estira y crece. Para el tercer trimestre normalmente debe ubicarse cerca de la parte superior del útero, permitiendo que el orificio cervical permanezca libre para el parto. Sin embargo, en algunas ocasiones se sitúa en la parte inferior cubriendo de forma parcial o total el cuello uterino. Esta condición se llama placenta previa y trae como consecuencia que el parto vaginal sea prácticamente imposible. En algunos casos, produce también hemorragia vaginal durante el embarazo.

¿Cuáles son sus características?

Cuando ésta cubre por completo el cuello uterino se denomina placenta previa oclusiva total. Si la misma se encuentra justo sobre el borde del cuello uterino, es llamada placenta previa marginal y si se ubica a 2 cm. del cuello uterino, sin tocarlo, lleva el nombre de placenta baja. Su ubicación se verá en la ecografía que te realizarán a mitad del embarazo. En estos casos debe realizarse una ecografía mensual para ver como evoluciona la ubicación placentaria. También es probable que escuches el término placenta previa parcial, en referencia a una placenta que cubre parte del orificio cervical una vez que el cuello uterino comienza a dilatarse.

Mira también:  La sorprendente imagen de un bebé dentro del útero con sus piernas afuera
Placenta previa oclusiva total
Placenta previa marginal
Placenta baja
Placenta previa
oclusiva total
Placenta previa
marginal
Placenta
baja

¿Es posible detectar placenta previa mediante algún síntoma?

Sí. El síntoma principal es el sangrado vaginal sin dolor, que se produce con frecuencia hacia el final del segundo trimestre o al comienzo del tercero. Un dato importante es la ausencia de dolor abdominal o sensibilidad asociada con el sangrado. El flujo puede ser ligero o abundante y de un color rojo intenso. Otra característica del sangrado es que se detiene por sí solo, para luego comenzar nuevamente pasados algunos días o unas semanas. La manera en que el especialista confirmará que tienes placenta previa es realizándote un exámen ecográfico.

¿Es común tener placenta previa?

La placenta previa se presenta en 1 de cada 200 embarazos. Es más habitual en mujeres que tienen miomas uterinos (fibromas), úteros anormalmente desarrollados o cicatrices en la pared del mismo, causadas por embarazos anteriores, cesáreas, cirugías o abortos. También presentan un mayor riesgo las mujeres fumadoras o que quedan embarazadas a una edad avanzada.

¿Qué sucede ante el diagnóstico de placenta previa?

Depende en que etapa del embarazo estés. En caso de que la ecografía del segundo trimestre muestre placenta previa no te asustes. A medida que la gestación avance es probable que la placenta “emigre”, alejándose del cuello uterino. Si bien la placenta se implanta en el útero, y no se mueve, puede terminar más lejos del cuello como consecuencia de que éste se expande. En tanto, en la medida que la placenta crezca siempre lo hará hacia la parte superior del útero, donde el flujo de sangre es más rico.

Mira también:  Hiperemesis gravídica

Sólo alrededor del 10% de las mujeres a las que les detectan placenta previa en la ecografía de mediados del embarazo aún la tienen en el momento del parto. Incluso, cuando se detecta a fines del embarazo puede alejarse del cuello uterino en el momento del trabajo de parto, aunque mientras más tarde se la identifique menos probable será que esto suceda.

¿Hay algún tratamiento que pueda realizarse ante la detección de placenta previa?

Si la placenta se encuentra cerca del cuello uterino o cubre una porción de éste puede ser que te indiquen reposo y se reprograme el parto. Sin embargo, si hay sangrado presente es factible que el médico recomiende tu internación para una estricta observación.

A veces, se administran transfusiones de sangre para reemplazar la pérdida de ésta por parte de la madre, prolongando así el embarazo hasta cerca de las 36 semanas. Una vez que se alcanza una fecha en la que el parto puede llevarse a cabo sin riesgo de inmadurez fetal, es posible que el médico resuelva adelantarlo por medio de una cesárea.

En caso de que la placenta cubra el cuello y el sangrado sea importante o ponga en riesgo la vida de la madre, se realizará una cesárea de emergencia. Es bueno informarte que aunque tu bebé nazca por un parto prematuro estará mejor en las manos de un profesional que unido a una placenta que ya no es capaz de sustentarlo.

Por otro lado, el parto vaginal puede intentarse si la situación no es descubierta hasta después de comenzado el trabajo de parto, en caso de que el sangrado sea leve y la placenta no bloquee el cuello. Sin embargo, generalmente 3 de cada 4 mujeres con placenta previa tienen sus bebés por cesárea.

Mira también:  Polihidramnios: Aumento del líquido amniótico

¿Corre peligro mi vida o la del bebé por el hecho de tener placenta previa?

En la mayoría de los casos la placenta previa se detecta de forma precisa antes de que el feto esté en peligro. Actualmente esta condición no representa un riesgo para la vida de los bebés y sus madres. Las mujeres bajo estas circunstancias tienen partos exitosos en un 99% de los casos.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *