Bronquiolitis

Bronquiolitis en el bebé

¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis aguda del lactante es una enfermedad infecciosa que afecta a los bronquiolos (los bronquios más pequeños que forman la parte terminal del árbol respiratorio). Puede ser causada por agentes infecciosos o por alergia. Los agentes causales más comunes son:

Virus

Sincicial respiratorio, Parainfluenza, Influenza y Adenovirus.

Bacterias

Neumococo, Estreptococo y H. influenzae.

La bronquiolitis afecta con más frecuencia a bebés menores de 2 años de edad y es frecuente en las épocas invernales. Es una enfermedad muy grave hasta los seis meses y puede dejarles secuelas a los menores de tres meses. Los bebés prematuros suelen necesitar incluso hospitalización.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas que podría presentar el bebé son los siguientes:

  • Tos
  • Fiebre moderada o alta
  • Aumento en la frecuencia respiratoria (taquipnea) y silbidos con la entrada de aire en los pulmones (sibilancias)
  • Somnolencia, irritabilidad, o dificultad para dormir
  • Rechazo del alimento y a los líquidos
  • Retracción durante la inspiración del espacio intercostal y del hueco supraesternal
  • Pausas respiratorias prolongadas o apneas
  • Movimiento del perímetro de las fosas nasales que indica un esfuerzo importante para respirar

¿Cuáles pueden ser las complicaciones?

Las complicaciones que se asocian a esta enfermedad están relacionadas con el agotamiento del bebé por el esfuerzo que realiza para poder respirar y también por la imposibilidad de ingestión de alimentos y líquidos. Incluso se puede llegar a cuadros de deshidratación.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento se basa en bajar la fiebre, hidratación y nebulizaciones. El niño debe ser colocado en un ambiente caliente, bien oxigenado y con saturación de vapor de agua. En este último caso son muy eficaces los vaporizadores ambientales. Si el bebé rechaza la alimentación por boca a veces es necesario la colocación de sueros endovenosos.

Mira también:  Síndrome del bebé sacudido (SBS): cómo prevenirlo y detectarlo a tiempo

En los casos que se sospeche una causa bacteriana se deben administrar antibióticos de amplio espectro. También es útil la kinesioterapia respiratoria. Algunos pediatras utilizan broncodilatadores en las nebulizaciones o incluso corticoides para reducir el espasmo bronquial.

A veces puede ser necesaria la internación del bebé debido al agotamiento del bebé o a la prolongación de la enfermedad.

NOTA: Ante episodios de tos en el bebé o cualquier alteración respiratoria debes consultar inmediatamente al pediatra.

Un comentario en “Bronquiolitis”

Deja un comentario