Deshidratación en bebés: ¿Cómo saber si mi hijo está bien hidratado?

Te mostramos las más importantes señales de alerta que te ayudarán a identificar si tu bebé no ingiere suficiente líquido. No lo des por sentado y presta atención a todo esto.

Deshidratación en bebés: ¿Cómo saber si mi hijo está bien hidratado?

Si eres mamá de seguro te preocupa saber si tu bebé está comiendo lo suficiente. Dar lactancia materna exclusiva suele generar muchas dudas. Una de ellas es: ¿estára comiendo bien?. Dependiendo de ello, tu bebé va a estar hidratado o deshidratado. Aquí te explicamos cuales son los síntomas más recurrentes de deshidratación en bebés.

Señales de deshidratación en bebés 

Hemos recopilado algunas de las señales más importantes que te permitirán saber si tu bebé cuenta con una buena hidratación.

Moja pocos pañales en el día

Puesto que la deshidratación es la excesiva pérdida de sales y agua en el organismo, esto puede generar graves complicaciones en los pequeños. Una clara señal de deshidratación es cuando hace menos pis de lo habitual. En lineas generales el bebé debería mojar aproximadamente 8 pañales al día.

Por otro lado, la orina suele tener un olor más intenso y ser más oscura cuando el bebé está deshidratado. El niño puede incluso pasar varias horas sin mojar el pañal, y este es un síntoma de que ha tomado menos leche de la que su organismo necesita para estar saludable.

¿Por qué puede ocurrir esto? Tal vez el bebé esté enfermo o no se le ha estado ofreciendo el pecho o el biberón con la frecuencia necesaria. En verano es muy común que se presenten estos casos debido a que transpira más de lo normal debido al calor o incluso tal vez esté enfermo y alterado, presentando fiebre. 

Heces duras

Si el bebé se alimenta con lactancia materna exclusiva, debes saber que las deposiciones siempre serán amarillas o color mostaza, muy líquidas. Pero si notas en su pañal heces secas o más duras de lo habitual deberías estar alerta. La deshidratación también produce heces verdes, así que ten cuidado con este síntoma. 

Mira también:  Cuidado de los pezones

Irritabilidad y somnolencia 

Algunas mamás de recién nacidos se sorprenden porque sus bebés duermen mucho, pero no saben que esto podría ser un síntoma de baja glucosa y deshidratación. Es importante ofrecerle el pecho, despertándolo de su profundo sueño para que se alimente y evitar que caiga en este estado. 

Otro síntoma es que esté muy irritable, parece muy enojado y muestra señales de hambre. Llora en todo momento pero sin lágrimas, y es que los niños deshidratados no tienen líquido como para segregarlas.

Lengua y labios secos

Otra señal evidente es que la lengua y la boca del bebé estarán secos y ásperos. Su piel y ojos también se resecan. Puedes hacer una prueba observando el tono de la piel, que se puede poner pálido o también tornarse grisáceo. 

¿Qué debes hacer si tu bebé tiene al menos uno de estos síntomas?

Nuestra recomendación es que lleves a tu bebé a urgencias de inmediato. Los pequeños cuentan con un equilibrio fisiológico muy escaso, así que la situación se puede agravar rápidamente. 

Mientras tanto lo mejor es aumentar la cantidad de tomas y no darle agua, porque la teta le proporciona todo lo que necesita. Debes darle a demanda, ya que esto ayudará a su rápida recuperación. Si toma biberón, ofrécelo más veces al día, aunque no se lo acabe lo ayudará a estar hidratado.  

Deja un comentario