El llanto excesivo del bebé podría indicar problemas en su salud mental

Así lo afirmó una nueva investigación: los bebés que lloran más que el promedio presentan problemas más adelante. ¿Qué se puede hacer?

El llanto excesivo del bebé podría indicar problemas en su salud mental

Es normal que los bebés lloren. Todos sabemos que es el lenguaje con el que estos pequeñitos nos comunican sus sentimientos y necesidades. Con el tiempo, esa manera de comunicarse se va regulando. Sin embargo, de acuerdo a unos nuevos estudios, los niños más molestos y que lloran todo el tiempo podrían estar en riesgo de padecer problemas en su salud mental.

Investigación innovadora

El reciente estudio, llevado a cabo por el Instituto de Investigación Infantil Murdoch (MCRI, por sus siglas en inglés), descubrió que los bebés de un año que todavía presentan de manera evidente cambios de humor y rabietas, problemas de sueño, llanto excesivo y dificultades para alimentarse, podrían tener problemas de salud mental durante la infancia en un porcentaje diez veces mayor que el de sus compañeros.

Antes se decía que los problemas de salud mental comenzaban en la adolescencia. Sin embargo, esta investigación dirigida por el Dr. Fallon Cook indica que estos problemas podrían desarrollarse desde la infancia temprana, con probabilidades de dificultades en el desarrollo del lenguaje y bajo rendimiento al escolarizarse.

Análisis de los datos

El estudio recopiló datos sobre la relación entre conductas inestables como las descritas durante los primeros años de vida y los problemas de conducta posteriores. Para esto se analizaron casi 2.000 niños de 1, 5 y 11 años.

Como resultado, los bebés de 12 meses con problemas de sueño, llanto excesivo y los demás síntomas antes descriptos, eran 10 veces más propensos a tener problemas de salud mental, si se los comparaba con niños tranquilos.

No obstante, también se comprobó que menos del 5% de los bebés de un año, presentan estas mismas condiciones sin que esto indicara un problema, al menos durante el primer año de vida. Solo lloran así por su forma de comunicarse.

Mira también:  Conservación y arte con el cordón umbilical

Dormir mal no es condición de riesgo

En el estudio también se comprobó que el 30% de los bebés que duermen mal no estaban dentro del grupo de riesgo y su desarrollo será igual que el del resto de los niños.

Los especialistas consideran que es una combinación de múltiples problemas los que indican el comienzo de las dificultades para el niño, como los síntomas emocionales, los problemas de conducta y la hiperactividad.

Los papás y las mamás también están en riesgo

Las madres cuyos bebés tienen trastornos de conducta graves o moderados están más precdispuestas a padecer enfermedades de salud mental como la depresión postparto.

Por ejemplo, el 25% de las mamás cuyo hijo esta dentro del grupo más grave, reportaron un estado de angustia psicológica significativa a diferencia de las mujeres con bebés más tranquilos.

Por esta razón, los especialistas sugieren que hay que brindar apoyo psicológico a las familias con bebés de carácter muy difícil y mucha información.

La detección temprana es la clave

El director médico del estudio considera esperanzador detectar los síntomas a temprana edad porque ahora los especialistas saben qué tratamientos brindar a los bebés que están en riesgo.

“Esto permitirá tomar acciones puntuales apoyándolos a ellos y a sus familiares con la intervención específica que cada caso particular amerite” indicó el especialista.

Deja un comentario