Síndrome de cabeza plana del bebé: consejos para reconocerlo y prevenirlo

También conocido como plagiocefalia, es una condición que aparece cuando el bebé no tiene fortalecidos los músculos del cuello. Aquí algunos consejos para tener en cuenta.

Síndrome de cabeza plana del bebé: consejos para reconocerlo y prevenirlo

En general, esta condición aparece porque el bebé no puede cambiar la posición de su cabeza cuando está recostado porque no tiene fortalecidos suficientemente los músculos del cuello.

El mejor consejo para evitar el síndrome de cabeza plana del bebé, es poner el niño boca abajo cuando esté despierto, para incentivarlo a que levante su cabeza y ejercitar así los músculos del cuello.

Sin embargo, esta posición es incómoda para muchos bebés, por lo que te lo dejaran saber de la única forma que saben: con un berrinche, rabieta o pataleta.

Afortunadamente esta no es la única solución, por lo que aquí te explicaremos nuevas alternativas.

¿Qué es el síndrome de cabeza plana del bebé?

Este síndrome, también llamado plagiocefalia, se presenta cuando la posición en que se acuesta al bebé ejerce presión poco a poco en la parte trasera de la cabeza, dándole una apariencia achatada en la zona donde se apoya con más frecuencia.

Por lo general, se observa en el 40% de bebés de 7 a 12 semanas de vida y en un 50% en bebés de 6 meses. Afortunadamente, está situación desaparece pasados los cinco años de edad en la mayoría de los casos.

Se ha demostrado que algunos bebés con casos complicados de plagiocefalia, a los cuales se les indicó el uso de un casco ortopédico, mejoraron la simetría del cráneo en un 95%. Sin embargo, algunos padres señalan la dificultad de costear este elemento para su tratamiento y que además es algo traumático o complicado para el bebé.

Hay estudios que indican que los niños de 3 a 5 años con esta condición, han presentado problemas de equilibrio, o retrasos significativos en conductas cognitivas, en comparación con niños que no sufren de este problema.

Mira también:  El control de esfínteres

Otras posiciones para evitar el síndrome de cabeza plana del bebé

A pesar de que la posición boca abajo es una recomendación generalizada, ya que ayuda a fortalecer los músculos del cuello, aún no existe una indicación definitiva sobre la cantidad de tiempo que el pequeño necesita estar en esta posición.

Los músculos que la posición boca abajo estimula y fortalece son los músculos extensores del cuello que mantienen erguida la cabeza cuando él bebé está boca abajo.

No obstante, nuevas investigaciones han podido comprobar que esta no es la única posición que se recomienda para evitar el síndrome de cabeza plana. Ahora, también se sugiere el llamado contacto cara a cara con el bebé.

Estos movimientos obligan al bebé a levantar la cabeza, desafiando así la gravedad a fin de hacer contacto con la mirada de su mamá o papá. También ayudan a fortalecer los músculos frontales del cuello, permitiéndole al pequeño mover la cabeza cuando está acostado, pudiendo así cambiar de posición y que su cabeza no quede apoyada siempre del mismo lado.

Hay estudios que señalan un descenso en casos de plagiocefalia cuando los padres hacen estos ejercicios diariamente como si fueran juegos. Para esto se debe preparar el ambiente para que el bebé tenga comodidad en los movimientos. Los niños que realizan estos ejercicios cotidianamente están menos tiempo recostados en el portabebés o cuna, reduciendo así el tiempo de contacto de su cabeza con superficies planas.

Para hacer más cómodo para el bebé el tiempo boca abajo, se sugiere acostarse al lado de ellos. Esto combina ambos ejercicios, el de boca abajo y el de cara a cara, pudiendo hacer más fácil la sesión para el bebé.

Mira también:  Intoxicación

Por último, también se recomienda realizar los ejercicios en los momentos en que el bebé está de buen humor y activo. 

Otros consejos importantes

Los padres deben recordar que los bebés deben dormir boca arriba e interactuar con ellos según las ilustraciones indicadas anteriormente. Además deben tener presente que:

  • Los bebés recién nacidos pueden mover la cabeza hacia los lados y es importante estimularlos a diario para que lo hagan, mirándolos cara a cara y hablándoles para que sigan la voz.
  • Los bebés necesitan estar boca abajo y cara a cara, desde el momento de su nacimiento y mientras estén despiertos.
  • Hay que sostener la cabeza de los bebés hasta que puedan hacerlo por ellos mismos. Nunca dejar que su cabeza cuelgue.
  • El mejor estímulo para bebés más activos es jugar con ellos cada vez que estén dispuestos, haciendo contacto visual cara a cara y conversándoles todo le tiempo posible.

Deja un comentario