Vestir combinando la ropa: una tendencia cada vez más popular entre padres e hijos

Vestirse todos igualitos cuando estamos en familia es una moda que llegó para quedarse, y ya las grandes marcas apuestan por ella. ¿Crees que le quede bien a tu familia?

La familia Beck siempre llama la atención a donde va porque todo el tiempo están combinaditos. Ya sea en la piscina, el supermercado o en el parque, los cinco miembros se combinan la ropa casi todas las veces que salen de paseo.

El padre de 39 años, Ryan Beck, dice: “mi familia se combina casi siempre, si vamos al centro comercial, todos usamos jeans y una camisa azul, por ejemplo”. Y cuando dice “todos” se refiere a él, su esposa Christy y sus hermosos trillizos de 1 año.

Las redes sociales al ataque

Este estilo es todo un éxito en Instagram, y tal parece que estará de moda durante un tiempo. Se pueden ver posts donde aparecen familias completas con ropas combinadas: mamá, papá, los niños, e incluso la abuela y el abuelo.

Las tiendas de ropa han salido favorecidas porque la gente busca la foto perfecta en Instagram, y para lograrlo compra de una vez hasta 10 prendas de ropa a combinar para mamá, papá y los niños.

Además del marketing gratuito que tienen porque estas fotos las publican con etiquetas que tienen millones de menciones como #twinning (hermanamiento) y #minime (mini yo).

Las grandes tiendas son las principales impulsoras

Esta tendencia no es tan nueva pero ha llegado a su máxima expresión en esta temporada. Vemos tiendas tan variadas como Anthropologie, Saks Fifth Avenue y H&M duplicando su oferta de ropa estilo “mini-me” para que sus ventas aumenten.

En Old Navy, por ejemplo, han triplicado su variedad de ropa familiar combinada desde 2017. Incluso tienen una línea “Daddy and me” (Papi y yo) con estampados llamativos para bebés y para adultos. 

Comenzaron con temáticas para las vacaciones, “pero ahora se ha convertido en una tendencia casi diaria usar lo mismo, tomarse una foto y subirla a Instagram”, dice su vicepresidente de mercadeo.

Agregó que las ventas en ropa de niños han tenido un aumento que llega a cifras récord, y que esa línea es ahora un importante incentivo para que la gente compre piezas combinables para toda la familia, especialmente porque los estadounidenses gastan menos en ropa para adultos.

En Nieman y Marcus tienen opciones para “Mummy & me” (Mami y yo) con prendas de Dolce & Gabbana, Burberry y Gucci, con precios de hasta $520 para niñas y de $ 1.400 para las mamis.

Mira también:  Prevención de infecciones diarreicas en guarderías

Estas tiendas coinciden en que la moda “mini-me” ha sido un éxito en ventas inesperado.

Carter’s también empezó a vender ropa con mensajes para combinar entre los miembros de la familia, como “súper mamá” con “súper pequeño”, y otros mensajes divertidos.

Los que están en contra

Algunos piensan que esto es muy cursi, pero para los expertos en marketing de lo que se trata es de satisfacer una necesidad más grande de aceptación, para afirmarse como personas por la cantidad de me gusta que reciben en cada foto.

De acuerdo con Dawnn Karen, psicóloga de la moda y consultora de marcas, en estos tiempos “nos sentimos motivados por los ‘me gusta’, ¿y qué es lo que más gusta? niños con ropa combinada”. 

Sin embargo, dice: “la pregunta es ¿estamos quitándole individualidad a nuestros niños e inclusive la propia capacidad de desarrollar sus gustos?”. Este tipo de señalamientos hacen dudar a algunos padres acerca de sumarse a esta tendencia.

Los papás les han puesto ropa combinada a sus hijos pequeños desde hace mucho tiempo. Y, según los expertos en mercadeo, es ahora cuando las compañías han comenzado a comercializar los mismos estampados y modelos para adultos y para niños.

Ya no hay reglas a la hora de vestir, un adulto puede usar un mameluco y un niño una chaqueta de cuero, y están ambos perfectamente vestidos.

De acuerdo con otro psicólogo de la moda, Michael Solomon, quien también es profesor de marketing de la Universidad de Saint Joseph en Filadelfia, “ya los niños no son solo niños, sino que se han convertido en piezas de la marca familiar”, “la infancia es vista como un trabajo, y usar ropa combinada para posar en fotos es el requisito”.

Lo hacen celebridades y también la “gente común”

Muchos famosos se han sumado a esta tendencia en Instagram, como Beyonce y su hija Blue Ivy, apareciendo con chaquetas de jean idénticas. O las muchas fotos de las Kardashians con ropas combinadas con sus pequeños.

Pero también hay fotos de familias como la de Iliana Charran, una dietista de 37 años de New Canaan en Connenicut. Para Iliana es vital tener ropa combinable para ella, su mamá y su hija de 2 años. Usan vestidos, disfraces y hasta trajes de baño que combinan, porque Iliana piensa que las fotos así quedan “demasiado tiernas” en Instagram.

Mira también:  Coqueluche (tos convulsa)

Tiene posts donde aparecen las tres (madre, abuela e hija) con estampados iguales en Las Bahamas, o en México. Y hasta el esposo a veces se pone una camisa con un color que combine para poder salir en la foto.

Las tiendas pequeñas han comenzado a sumarse

Ya las cadenas de renombre están en la onda de la moda familiar combinada, pero también las boutiques más pequeñas ofrecen a sus clientes líneas mini-me, al igual que muchos vendedores de Etsy.

Algunas marcas de ropa infantil locales, como Masala Baby de Nueva York, han agregado modelos de mujer a sus colecciones más recientes, logrando rápidamente que estas piezas aparecieran en Instagram a cada rato en fotos de madres e hijas (Mummy and me).

El gerente de marca de esta marca asegura que “la demanda de ropa familiar combinable está creciendo de formas que nunca imaginamos”, “incluso si se compara este año versus el año pasado, el crecimiento es enorme”.

Están planeando agregar prendas para hombres y agregar más vestidos, túnicas y disfraces para mujeres y niñas, gracias al éxito que han tenido.

¿Hasta cuándo es posible sostener esta tendencia en una familia?

Para Cristy Beck, “todo esto es muy divertido”, “los trillizos se visten igual siempre, en frente de la cámara y lejos de ella”. Aunque lograr que se vean así es muy difícil porque hay que lidiar con sus caprichos y su temperamento, dice. 

Pero gracias a que Christy trabajaba como estilista personal para Saks Fifth Avenue, es una persona muy insistente cuando se trata de moda, y más si es para su familia. 

“Cuando hay un accidente o una mancha en alguna prenda, les quito toda la ropa y lo vuelvo a intentar con otra ropa combinable”, agregó.

Ella sabe que sus hijos en algún momento comenzarán a protestar. De hecho, ya su esposo se queja. Cuando a sus hijos ya no les guste esto ella dice que guardará las prendas combinables y les dejará escoger su propia ropa.

“En realidad ese es el plan: seguir hasta que digan que no. Quiero que sean ellos mismos y tengan identidad propia. Pero mientras no se quejen nos estamos divirtiendo”.

¿Tú te atreverías a vestirte combinada con toda tu familia?

Deja un comentario