La increíble historia de una abuela: “Fui mamá de mellizos a los 51 años”

Nunca se hubiera habido imaginado que a esa edad quedaría nuevamente embarazada, y menos aún de mellizos.

La increíble historia de una abuela: "Fui mamá de mellizos a los 51 años"

Sue Fisher, era como nuestra querida Susanita, quería un novio guapo, casarse, tener hijos y ser feliz, de manera que a los 16 años se casó y aprovechando la juventud tuvo a Clive y Claire, dos preciosos niños, quienes la hicieron abuela a los 36 años, pero al cumplir 46 años, el cuento de hadas terminó porque Sue se divorció.

Así que esta “Susanita” incurable tuvo una idea. Ser madre para que otras personas pudieran formar una familia, pero como ya estaba en etapa menopáusica tal vez no podría llevar a cabo su plan.

“Siempre me pareció un gesto hermoso la maternidad subrogada y era una idea que me atraía, de manera que ahora que estaba divorciada y mis hijos estaban grandes, consideró que era el momento perfecto”. Sue explica que la maternidad subrogada o gestación por sustitución, es cuando una mujer presta su vientre para que otra mujer o pareja puedan tener un bebé. Así que se acercó a una fundación para ofrecerse como voluntaria.

Aunque en la fundación les pareció una gran idea, más adelante le sugirieron buscar una clínica que pudiera encargarse del proceso de maternidad subrogada, pues por su edad sus óvulos no podían ser inseminados artificialmente sino que tendrían que implantar un embrión de otro óvulo fecundado en su útero.

“En ese momento pensé que tal vez no era buena idea y eso me asustó un poquito” dice Sue. “Para mí era un gran plan, pero pensando en retrospectiva, yo era una candidata de edad avanzada” añadió.

Así que nuestra “Susanita” veía su cuento de hadas cada vez más lejos, hasta que un día, en una reunión social del grupo de Maternidad Subrogada al que pertenecía, conoció a un chico llamado Gary, quien le comentó que su novio y él deseaban locamente tener un bebé. “En ese momento se me prendió la lamparita en mi cabeza” cuenta Susan.

Mira también:  Un pareja que tiene gemelos de 2 años queda conmocionada tras enterarse que ahora esperan trillizos

“Me puse en contacto con la clínica y les dije que estaba dispuesta a llevar el bebé de estos chicos” comentó Sue muy emocionada. “Aunque en estos casos los datos son anónimos, Gary y su novio supieron que la voluntaria era yo, y todos lloramos de felicidad”.

La pareja se reunió por tres meses, decidiendo como serían las cosas antes, durante y después del parto. Sue aprobó los procedimientos médicos que le harían, mientras la amistad se afianzaba, y los tres estuvieron de acuerdo en mantener contacto luego del parto.

Pero luego, la implantación del embrión no llegó a feliz término, lo cual fue una triste noticia para todos, así que meses después decidieron intentarlo nuevamente en agosto del 2013, implantando esta vez dos embriones. Dos semanas después Sue tuvo unos síntomas que ya conocía, ¡finalmente estaba embarazada!

La tristeza del primer fracaso se transformó en felicidad cuando Sue sintió esa acidez estomacal que le recordó los embarazos de su adolescencia, de manera que ahora todos eran felices de nuevo, y como si de cuentos de hadas se tratara, cuando Sue fue al chequeo de las 6 semanas no pudo creer lo que veía… una ecografía que mostraba que estaba esperando dos bebés.

“Andy y Gary estaban tan contentos, dos hermosos y sanos bebés venían en camino” recuerda Sue. “De mis 3 embarazos, éste fue el más sencillo” dijo sonriendo la mamá y abuela.

En marzo del 2014, con apenas 33 semanas de embarazo, vinieron al mundo las mellizas Marnie y Dexter, y tal como lo acordaron al inicio, Sue mantiene contacto con la pareja y las niñas, y a veces hasta se va de vacaciones con ellos.

Mira también:  Condenaron a perpetua al hombre que golpeó y mató por asfixia a su bebita de cinco meses

Sue vive en Inglaterra y es el caso de madre subrogada de mayor edad, registrado hasta ahora. “Todo ha sido maravillo, estoy feliz de haberme arriesgado” concluye Sue.

Deja un comentario