Un niño de 10 años salva la vida de su mamá y la de su hermanito asistiendo el parto

El bebé no respiraba y la mamá tenía riesgos de tener una hemorragia muy severa. Entérate cómo sucedió todo y qué fue lo que hizo este héroe.

Un niño de 10 años salva la vida de su mamá y la de su hermanito asistiendo el parto

Una mujer comenzó a tener contracciones seis semanas antes de la fecha probable de parto y se dio cuenta de que su bebé estaba en grave peligro. Su hijo de 10 años no sólo le salvó la vida al bebé, sino también a la de su mamá.

“Los pies de mi hijo estaban colgando”

Ashly Moreau vive en Louisiana, Estados Unidos y ese día se encontraba sola en casa con su hijo Jayden de 10 años y su otra hija de 11 meses cuando las cosas se complicaron repentinamente.

“Se rompió la bolsa y miré hacia abajo y los pies de mi hijo estaban colgando”, comentó  Ashly al KPLC7 News agregando que fue lo más conmocionante que le pasó en su vida.

Los pies del bebé estaban de color púrpura, y la madre aterrorizada se dio cuenta de que necesitaba hacer algo urgente en ese mismo momento. Entonces llamó a su hijo de 10 años, Jayden, que encontró a su madre en el baño, sangrando, en pleno trabajo de parto y sumamente angustiada.

“Sólo dime qué tengo que hacer”

Jayden corrió rápidamente a la casa de su abuela que vive al lado para pedirle ayuda, pero la señora se estaba recuperando de una operación y llamar a los servicios de emergencia era lo máximo que podía hacer.

Jayden corrió a su casa, decidido a ayudar a su mamá. Ashly dijo que “ni siquiera parecía estar asustado, estaba tranquilo y se lo veía valiente”. En lugar de entrar en pánico, Jayden se concentró en ayudar a su madre a dar a luz, asegurándose también de que su hermanito estuviera bien.

“De acuerdo mamá. Sólo dime qué tengo que hacer y lo hago”, le dijo Jayden a su madre.

“Tenemos que sacar a tu hermano lo más rápido posible. No puede respirar ahora mismo”, le explicó Ashly.

“Sólo tuve que tirar de él por las piernas. No rápidamente. Sólo con suavidad” dijo Jayden, admitiendo que no sabía bien qué estaba sucediendo, aunque sí era conciente de que tenía que ayudar.

Un parto de mucho riesgo

Ashly pujaba mientras Jayden tiraba cuidadosamente a su hermanito de las piernas. Finalmente el bebé salió pero no respiraba.

Entonces Jayden tomó el aspirador nasal de su hermana de 11 meses de la cocina y ayudó a su madre a limpiar las vías respiratorias del bebé. Unos momentos más tarde, llegó la ambulancia y los médicos se hicieron cargo de Ashly y la salud del bebé.

El equipo médico del hospital informó que la placenta de Ashly se había desprendido y tuvo un riesgo altísimo de padecer una hemorragia severa. Si Jayden no hubiera actuado tan rápidamente, no sólo el bebé habría muerto por falta de oxígeno, su madre habría fallecido también.

“Es un héroe”

El padrastro de Jayden y padre del recién nacido, llegó al hospital después de todo el drama.

“Él les salvó la vida. Es un héroe”, dijo Kelsey Richard eternamente agradecido de su hijastro.

El recién nacido está recuperándose rápidamente y ya ha sido dado de alta de la UCIN gracias a Jayden.

“Estoy muy orgulloso de él. Es valiente. Es fuerte. Es mi héroe “, dijo su mamá mientras continúa recuperándose en el hospital.

Deja un comentario