La adorable foto de una cesárea que conquista al mundo entero

La sonrisa de este pequeñín reflejando la dicha de haber conocido a su familia ha enamorado a los usuarios de Instagram.

La adorable foto de esta cesárea conquista al mundo entero

Si estás embarazada, es totalmente natural tener un poco de ansiedad cuando se acerca la fecha probable de parto. Tener un bebé puede ser doloroso, estresante, y físicamente agotador.

Pero lo más gratificante y que alivia cualquier dolor es ese segundo cuando vemos a nuestro bebé por primera vez. Ese momento es la garantía de la felicidad más intensa de nuestras vidas, y es lo que toda madre experimenta cuando nace su bebé, sin importar la forma en que dio a luz ya sea por cesárea o parto vaginal.

Y nada mejor que un ejemplo de este momento lleno de alegría. Esta tiernísma imagen de una cesárea es el retrato perfecto. Hemos visto gran cantidad de fotografías de nacimiento, pero esta tiene algo sumamente especial y es que el bebé está radiante con una sonrisa de oreja a oreja. Todos están muy felices, la mamá, el papá e incluso el bebé sonríen por este momento tan feliz.

La emocionante fotografía fue una selfie capturada por el papá que compartió la fotografía en su cuenta de Instagram y ya se ha hecho viral. Bajo la leyenda “¿Cuándo una bebe puede ser tan diva que ya nace sonriendo? ¡Esta Carmel ya es una estrella! Felicitaciones mamá” la imagen ya ha recibido casi 6 mil “me gusta” y una gran cantidad de comentarios.

Si bien todas las imágenes de un nacimiento son sumamente preciosas, por la naturaleza y la inocencia que supone traer una vida al mundo, esta fotografía nos ha encantado por su frescura y espontaneidad que incluso a veces la fotografía profesional no logra. ¿No te parece que es la representación perfecta de la alegría que se siente cuando nace tu hijo y lo que experimenta una madre luego de dar a luz?

Aunque muchas mujeres temen tener una cesárea y la mayoría de las veces nunca están de acuerdo aunque el profesional lo sugiera, esta foto demuestra que, en última instancia, no importa cómo se le da la bienvenida al bebé. No existe nada en el mundo que se pueda comparar a al momento mágico que sucede cuando una madre y un hijo se conocen por primera vez.