Una mamá es expulsada de un avión por amamantar a su hijo de 2 años cuando iba a despegar

Había pedido un tiempo más hasta que el niño se tranquilizara y se negó a sentarlo en el asiento con el cinturón de seguridad abrochado.

La mujer viajaba con su hijo de 2 años y sus dos padres ancianos en un vuelo de Spirit Airlines y cuenta que fue echada del avión porque no quería dejar de amamantar a su hijo que estaba irritado tras una gran demora del vuelo.

Mei Rui, de 35 años, es pianista e investigadora oncológica. Antes de despegar pidió que le dieran unos minutos para amamantar a su bebé y dejar que se durmiera en brazos. Según ella, los pasajeros aún estaban abordando el avión cuando solicitó el permiso.

Sin embargo, el vocero de la aerolínea, Stephen Schuler, desmintió la declaración de la madre alegando que ella no siguió las instrucciones de las azafatas y comisarios de abordo para sentar a su hijo en su asiento y abrocharle el cinturón de seguridad luego de que se cerró la puerta del avión.

El portavoz también comentó que la mujer había amenazado a los miembros de la tripulación que tendrían que sacarla del avión mientras ella los grababa con su teléfono.

 

Rui dijo que su familia se embarcó en el vuelo 712 de Spirit Airlines alrededor de las 5:45 am en Newark con destino a Houston —ciudad donde ella trabaja— a las 6:30 am del viernes pasado.

Cuando ya estaban abordo, dos tripulantes de la cabina se acercaron y le pidieron a Mei que su hijo debía estar sentado antes de despegar. Entonces, la madre les pidió que los dejaran “un par de minutos más” para que el niño se durmiera y que luego le abrocharía el cinturón de su butaca.

El portavoz informó que la aerolínea se vio obligada a retirar al pasajero por negarse a seguir las órdenes de la tripulación para abrocharse el cinturón luego de cerrarse la puerta principal del avión. Incluso, hasta tuvieron que llamar a la policía cuando la madre intentó regresar al avión por la fuerza.

“Para proteger la seguridad de nuestros pasajeros y la tripulación, las regulaciones de la FAA y las políticas de las aerolíneas solicitan que los pasajeros permanezcan sentados y abrochados durante el despegue y el aterrizaje. Múltiples informes de la tripulación y otros pasajeros cercanos confirman que las puertas se cerraron cuando ocurrió este incidente”, dijo el vocero en un correo electrónico.

La madre dijo que todo lo declarado por Spirit Airlines es “una mentira descarada” y que la puerta del avión aún permanecía abierta y los pasajeros continuaban abordando. También dijo que llamaron a la policía antes de que su familia abandonara la cabina y que los oficiales ya estaban esperándola cuando salieron del avión.

Schuler declaró que, como cortesía, la aerolínea le reembolsaría el importe del viaje y le ofreció reservarle otro vuelo, pero ella lo rechazó.

“Fue humillante ser perseguido así en un avión frente a cientos de personas. Nunca habíamos pasado por algo parecido. No somos transgresores de la ley o busca pleitos. Éramos dos ancianos, un bebé y su madre, ¿por qué tienen que tratarnos de esta manera?” declaró la madre a la CBS.

Dejá un comentario