Una mamá celebra a su bebé “doble arcoíris” utilizando materiales del tratamiento de infertilidad

La mujer quiso simbolizar el largo y triste camino que tuvo que atravesar luego de haber perdido dos embarazos y los tratamientos de infertilidad a los que se tuvo que someter. Con mucha esperanza, consiguió lo que tanto anhelaba y lo plasmó en esta fotografía resumiéndolo todo.

Una mamá celebra a su bebé "doble arcoíris" utilizando materiales del tratamiento de infertilidad

La mujer de 38 años había sufrido dos abortos involuntarios antes de que naciera su segundo hijo. Cuando tuvo a su bebé se le ocurrió usar los materiales del tratamiento de fertilización in vitro al que se sometió y crear una deslumbrante fotografía que simboliza la milagrosa recompensa al final sus grandes luchas.

Desde el momento de su casamiento, una pareja estadounidense oriunda de Kansas, Lesleigh Cetinguc y su esposo Tolga, sabían que querían tener hijos. Sin embargo, sus esperanzas comenzaron a desvanecerse al darse cuenta que no lograban el embarazo.

Al principio intentaron con una inseminación artificial pero no funcionó. Entonces acudieron a un endocrinólogo especializado en reproducción asistida para comenzar con un tratamiento de fertilización in vitro (FIV). Al poco tiempo de comenzar con el programa de fertilidad el deseo de la pareja se hizo realidad: Lesleigh quedó embarazada de su primer hijo, Lochlan.

Luego del tratamiento habían quedado dos embriones congelados, lo que representaba dos oportunidades más para traer otro niño al mundo. Cuando Lesleigh quedó embarazada nuevamente, la pareja estaba totalmente feliz de poder darle al Lochlan un hermanito. Pero esta alegría pronto se transformaría en dolor por el duro camino que tendrían que recorrer.

“Nunca olvidaré el momento en que la ecografista comenzó a buscar al bebé. Ella estaba muy callada y nos llamaba atención que en la pantalla no hubiera movimientos.” comentó Lesleigh a People sobre el día en que se enteró que había perdido a su hijo.

“En nuestro primer embarazo, vimos al bebé en la primera ecografía sin problemas. Su pequeño corazón latía fuertemente como para verlo. Sin embargo, ahora veíamos un círculo negro y vacío” agregó la mamá.

Después del aborto involuntario, Lesleigh cuenta sobre los problemas emocionales y físicos que le dejó esta situación. “Mi cuerpo me decía que [el embarazo] había terminado, pero mi mente y mi corazón continuaban en un estado de dolor. Estaba como en penumbras. Era como si hubiera estado recostada mirando el cielo mientras el mundo pasaba a lado mío”.

Sin embargo, unos meses más tarde, Lesleigh quedó embarazada una vez más y de forma inesperada. Esta vez sin someterse a ningún tratamiento. Pero al poco tiempo la alegría desaparecería luego de sufrir nuevamente la interrupción del embarazo.

“Tratamos de no emocionarnos demasiado, pero para ser honesta, estaba llena de alegría”, recuerda Lesleigh cuando se enteró que estaba embarazada tras ver las dos líneas la hacerse el test. “Sin embargo, [la ilusión] duró muy poco y a las pocas semanas [el embarazo] se interrumpió”.

Pero la pareja seguía con esperanzas de darle un hermanito a su hijo. Entonces recurrieron al último embrión congelado que quedaba y esta vez sí funcionó. A los nueve meses la pareja le dio la bienvenida a su nuevo bebé a quien llamaron Lennon.

Lesleigh dice que nunca olvidará el momento en que sostuvo a su bebé arcoíris —un bebé nacido después de un aborto espontáneo, muerte fetal o muerte al nacer— por primera vez.

Luego del largo y doloroso camino que tuvo que atravesar, Lesleigh quiso celebrar a su bebé doble arcoíris con una foto que lo resumiría todo. Recogió todos los materiales que utilizaron durante los tratamientos a lo largo de los años y formó un arcoíris y al final de él su bebé Lennon reposando sobre una nube.

La imagen muestra un arcoíris que está hecho con cada una de las jeringas, frascos, ampollas y parches que la mamá tuvo que utilizar para que su hijo naciera. Su esposo se encargó de pintar cada uno de ellos meticulosamente con los colores del arcoíris.

La orgullosa mamá cuenta lo que representa la imagen de su bebé doble arcoíris —doble porque nació luego de dos pérdidas—. “Para mí significa resiliencia. Esta sola imagen encarna todo el amor, la esperanza y el dolor que acompaña una FIV. Es hacer un milagro”.

A Lesleigh le gustaría que otras parejas que luchan contra la infertilidad sepan que, si bien hay muchas opciones de tratamiento, sólo deben hacer lo que les resulte más cómodo y buscar apoyo cuando lo necesiten. Es un viaje muy íntimo y difícil como para no abocarse de lleno en él y hacer lo que uno cree que es más conveniente.

“La infertilidad es un viaje muy personal y puedes hacer lo que quieras para seguir adelante. Escucha tu corazón. Sé que eres más fuerte de lo que puedes imaginar. El camino que eligió otra persona podría no ser el tuyo. Y sobre todo, recuerda siempre que eres fuerte, que eres amada y que no estás sola”.

Deja un comentario