Alerta por el uso de butacas para el auto: una bebé casi muere tras sufrir una fuerte convulsión

¿Sabías que los bebés no pueden pasar mucho tiempo sentados en la butaca para el automóvil? Esta historia nos advierte sobre las complicaciones que esto puede generar en su salud.

Alerta por el uso de butacas para el auto: una bebé casi muere tras sufrir una fuerte convulsión

Una pareja escocesa ha pasado recientemente por esta amarga situación y han emitido una fuerte advertencia a todos los padres. Y es que su bebé recién nacida comenzó a convulsionar y dejó de respirar mientras estaba sentada en la butaca del auto.

La causa: un viaje de dos horas en automóvil

“Sentimos que le hemos hecho esto a nuestra pequeña”. Estas fueron las palabras expresadas por Kirsti Clark de 28 años y Cristopher Clark de 29 años, padres de la bebé. En el mes de abril dieron un paseo en auto con sus hijas. Fue la primera salida de la pequeña Harper Clark, de 3 semanas de nacida.

El viaje de regreso a casa tomó más de lo esperado debido a que era hora pico y había mucho tráfico. Pero esto no inquietó a los padres, quienes dieron por sentado que todo estaba bien hasta que llegaron a su casa. Como su hija mayor se había dormido durante el trayecto, decidieron dejar al bebé descansando en su sillita de auto durante 15 minutos más, mientras acostaban a su hermana en la cama. Luego regresaron por ella y al subir a acostar a la pequeña en su cuna notaron que sus labios estaban azules.

Repentinamente su mandíbula se cerró y empezó a brotar de su nariz y boca espuma blanca. Es de esperar lo aturdidos que estaban sus padres, quienes tomaron a su pequeña Malena de 3 años y a Harper para llevarla de urgencia al hospital.

Una situación desesperante

El viaje al hospital tardó tan solo 5 minutos, pero para los padres fue toda una eternidad. Ellos estaban convencidos de que iban a perder a su pequeña, quien incluso para ese momento había dejado de respirar.

Afortunadamente los médicos pudieron resucitar a la pequeña, quien había sufrido una convulsión. Uno de los médicos dejó claro que pasar más de una hora en una silla para coche puede afectar los niveles de oxígeno.

¿Por qué se ven afectados los niveles de oxígeno?

Los niveles de oxígeno descienden drásticamente cuando los bebés pequeños están sentados por mucho tiempo en una butaca para el auto. Los padres nunca habían escuchado que tan solo una hora en esas condiciones podían afectar a su hija y pensaban que un uso continuo era completamente seguro.

Mira también:  Lanzan una cuna inteligente que promete un sueño continuo al bebé

Pasar 2 horas en el asiento del auto generó una severa privación de oxígeno en la bebé. Cuando la sacaron y acostaron en su cuna, hubo un aumento repentino de oxígeno, lo que provocó que su cuerpo entrara en estado de shock, por eso la bebé tuvo esa reacción.

¿Cómo ocurrieron los hechos?

Kirsti cuenta lo siguiente del día de la tragedia: “Cuando llegamos a casa ya había pasado la hora de dormir de Malena. Así que trajimos a Harper en su asiento para coche y la dejamos allí unos 15 minutos más mientras llevábamos a Malena a la cama”.

“Mi esposo sacó a Harper y la colocó sobre sus rodillas. Comenzó a moverse mucho como si estuviera incomoda, así que la colocó sobre su hombro pero reaccionó mal. Le dije que sus labios estaban azules y sus mejillas muy rojas”.

“Todo comenzó a empeorar. Empezó a salir espuma blanca por su boca y su nariz. Era aterrador, mi esposo la sostenía y le daba palmadas en la espalda, mientras que yo le abría la boca para que no se tragara la lengua, pero su mandíbula estaba muy apretada”.

Un largo viaje

Kirsti sigue con su historia diciendo: “Se movía constantemente, echaba su cabeza hacia atrás y arqueaba la espalda. De inmediato tomamos a nuestra pequeña Malena y corrimos al hospital. El viaje hacia allá fue espantoso”.

“Mi esposo me preguntaba constantemente si estaba respirando, pero yo solo podía decirle que no sabía. Estaba temblando tanto que no podía distinguir. Cerró los ojos y yo intentaba mantenerla despierta. Pero finalmente se pusieron vidriosos. La pequeña Malena estaba muy asustada también”.

“Todo el camino estuve pensando que iba a perder a mi hija. Hablo de esto y es inevitable llorar y sentirme enojada” agregó la madre.

La llegada al hospital

“Al llegar al hospital corrí con Harper en los brazos. Yo estaba histérica y lloraba, tan solo podía gritar que la ayudaran. De seguro asusté a la recepcionista. Los doctores llegaron rápidamente y se la llevaron para atenderla, dándole resucitación con excelentes resultados”.

“Fue un alivio para nosotros. Todos comenzaron a abrazarnos. Allí se retiraron para hacer pruebas y descubrir lo que había sucedido. Verla así fue lo peor para mi. Es una sensación indescriptible que no le deseo a nadie”.

Mira también:  El bebé recién nacido

“Harper está completamente saludable, pero he quedado tan paranoica que tuve que comprar un monitor de respiración para asegurarme que está bien”. La niña pasó la noche en el hospital y los médicos llevaron a cabo varios estudios.

Una advertencia para todos los padres

Esta historia real muestra que es importante tener cuidado con el tiempo que los bebés pasan en la butaca para el auto. Harper tiene excelente salud y su asiento es seguro, pero el problema es que los bebés no pueden pasar más de una hora en estos asientos porque pueden sufrir falta de oxígeno.

La madre atónita indicó que nunca había recibido ningún tipo de información al respecto por lo que se sintió enojada y culpable. La idea de esto es advertir a más padres para que tengan cuidado y no pasen por una experiencia tan desgarradora como esta.

La familia de la pequeña Harper cuando le dieron el alta del hospital.

Asfixia postural

Lo que le ocurrió a Harper se denomina “asfixia postural o posicional”, y se produce cuando el flujo de aire se corta a causa de la posición que adopta el bebé en este tipo de butacas. El bebé recién nacido no tiene la fuerza suficiente para sujetar la espalda y la cabeza, y al sentarlos en estas sillitas su columna adopta la forma de una C muy pronunciada que dificulta que el tórax y el abdomen puedan expandirse para respirar.

Hasta el día existen numerosos estudios publicados sobere este tema y que buscan alertar a todo padre. Pediatrics publicó en el año 2001 una investigación donde observaron a 50 recién nacidos a término y 50 prematuros de 36 semanas sentados durante 60 minutos en una butaca de auto homologada.

En promedio, la saturación de oxígeno de todos los bebés bajó del 97% al 94%, pero 7 de los bebés (3 prematuros y 4 a término) llegaron a tener una saturación de oxígeno inferior a 90% durante 20 minutos. El 12% de los bebés prematuros sufrieron apneas  (dejar de respirar unos segundos) o bradicardias (el corazón va más despacio de lo que debiera).

Deja un comentario