Beso mortal: muere un bebé recién nacido por un virus que se contagia por la boca

Tenía tan solo 14 días de nacida y falleció tras contagiarse el virus de herpes. Según los médicos se transmitió por un beso que recibió de alguien que lo tenía.

Los padres de la pequeña estaban emocionados con su llegada, pero lamentablemente un momento desgarrador empañó su felicidad cuando 14 días después de nacer falleció dejándolos en la más profunda tristeza.

Luego de enterarse del motivo por el cual su hija falleció, la madre de la bebé desea advertirnos a todos a no besar a los bebés de otras personas.

No beses a los bebés de otras personas

Siempre nos agrada recibir cariño y que personas cercanas a nosotros sientan amor por nuestro bebé nos encanta, incluso nosotros mismos disfrutamos de mimar a un bebé, es tentadora tanta ternura.

Pero muchas veces pensamos que un inofensivo beso en la frente de un recién nacido no puede causar ningún daño. Por lo visto estamos equivocados.

“Los doctores nos dijeron que nuestra hija probablemente contrajo el virus a través del beso de alguien. Siempre fuimos muy cuidadosos, no permitiendo que nadie se le acercara sin haberse lavado las manos. Nos preguntaron si recordábamos que alguien con resfriado la hubiera besado, pero no lo recordamos y no hubiéramos permitido que eso pasara” contó la mamá.

“He estado repasando cada pequeño detalle de lo que pasó en mi mente, desesperada por encontrar una respuesta para saber qué sucedió exactamente, pero no pienso que alguna vez consiga alguna y eso es lo que me está matando. Nunca ni en mis peores pesadillas imaginé que un beso podría matar a mi bebé, y no quiero que ningún otro padre pase por esto”.

Un embarazo complicado

Esta madre de 3 pequeños, estaba muy feliz de saber que venía su pequeña en camino. A pesar de haber tenido otros embarazos antes, esta vez no fue tan fácil.

Una prueba realizada en su semana 14 de embarazo indicó que la bebé tendría 5% de probabilidades de tener síndrome de Down y al momento del parto presentó algunos problemas.

La mujer cuenta acerca de su experiencia: “en el hospital me hicieron un análisis de orina y salió de color verde así que me asusté mucho, especialmente cuando me dijeron que mi niña había defecado en el útero porque sabía que eso era peligroso”.

Motivados por esto decidieron realizar una cesárea de emergencia, pero de igual forma la pequeña tuvo problemas para respirar y estuvo 48 horas en incubadora.

14 días y un trágico final

Pasados algunos días su pediatra notó que la niña perdió peso, debido a esto la enviaron a urgencias donde los doctores dijeron que presentaba una infección.

Su estado decayó rápidamente y fue trasladada a un centro más especializado donde podrían tratarla. Lamentablemente su nivel de oxígeno bajó y sus riñones dejaron de funcionar, por lo que tuvieron que realizarle una diálisis.

“No podía dejar de pensar en el peor escenario” explicó. “Cada vez que había algo de esperanza, otra cosa pasaba”.

Después de muchos estudios los médicos descubrieron que la infección que presentaba la pequeña se debía al virus del herpes simple, que es peligrosamente contagioso, muy común en personas con herpes labial o genital, pero mortal para un bebé recién nacido que aún no cuenta con los anticuerpos necesarios para defenderse del virus.

Lamentablemente en pocos días el virus acabó con la vida de la bebé y no pudieron hacer nada para salvarla.

Dejá un comentario