Esta mamá donó 15 litros de leche materna luego de perder a su bebé

Luego de que su bebé falleciera por una extraña enfermedad genética, la joven mamá tuvo este gran gesto de amor. Su leche ya no iba a alimentar a su bebé pero sin duda podía alimentar a otros.

Esta mamá donó 15 litros de leche materna luego de perder a su bebé

Sierra Strangfeld es una mujer de Wisconsin, Estados Unidos, que decidió no quedarse de brazos cruzados luego de que su bebé muriera. Estaba embarazada de Samuel, su segundo hijo, y se encontraba muy entusiasmada de volver a amamantar, pero las malas noticias llegaron a mitad de su embarazo.

Un noble gesto que la ayudó con el duelo

La mamá había confesado que “sólo quería tener éxito en la lactancia materna” con su nuevo hijo en un publicación que subió en su muro de Facebook en la que cuenta toda su historia. Lamentablemente, su ilusión se vio truncada cuando a su hijo le diagnosticaron un enfermedad poco común llamada trisomía 18 o síndrome de Edwards. El pequeñito falleció en septiembre, justo a la mitad de su embarazo. Pero la mamá decidió donar la leche materna que iba a producir para los bebés que podían necesitarla.

“No pude salvar la vida de Samuel, pero tal vez podía salvar la vida de otro bebé”, escribió Sierra en su publicación.

La extracción de la leche

Para lograr esta misión, la mamá se extrajo casi 15 litros de leche. Esto lo hizo durante 63 días después de la muerte de Samuel. La última entrega de leche la hizo el 13 de noviembre, fecha muy especial para ella ya que su hijo nacería ese día. Además en ese mismo día dejó su testimonio en Facebook.

“Caminar por los pasillos del hospital fue sólo un paso más en la sanación”, escribió. “Y sé, (porque lo sentí), que Samuel estaba allí conmigo.”

¿Qué es la trisomía 18 o síndrome de Edwards?

La trisomía 18, también llamado síndrome de Edwards, es un trastorno genético en el que se presenta una tercera copia del material del cromosoma 18, en lugar de las 2 copias normales. Esto afecta gravemente el desarrollo fetal, ocasionando la muerte en la mayoría de los casos. En los Estados Unidos, ocurre aproximadamente en uno de cada 2.500 embarazos y en uno de cada 6.000 nacimientos.

Mira también:  Lanzan una nueva bomba extractora de leche auto-portante tipo parche

“Todo se vino abajo y no sabíamos lo que nos iba a deparar el futuro. No sabíamos si íbamos a conocer a nuestro bebé o no”, dijo Strangfeld a la revista People en un reportaje.

Antes de que Samuel falleciera, Strangfeld se puso como meta donar su leche materna. Su meta inicial era extraerse 30 litros para la fecha de parto de Samuel, pero su meta era muy alta y no pudo producir tanta leche como la que se había propuesto.

“El bombeo no es para los débiles de corazón. Es difícil. Mental y físicamente. Y es aún más difícil cuando en realidad no tienes un bebé”, escribió. “Hubo momentos en que estaba enojada porque ¿por qué tenía que producir leche cuando no tenía un bebé que alimentar? ¿Para qué me desperté en medio de la noche para hacer esto? Pero una parte de mí sentía que esto era lo único que me conectaba con Samuel aquí en la Tierra. Espero que él esté orgulloso de mí”.

La idea de crear una fundación

Y por si fuera poco la mamá no se quedó de brazos cruzados luego de donar toda esta leche. Fundó una organización sin fines de lucro llamada Smiling for Samuel (Sonriendo por Samuel) que difunde información sobre el síndrome de Edwards.

Sólo una madre tiene el poder de seguir brindándose luego de pasar por un momento tan doloroso como la muerte de una hijo. No caben dudas que el amor y la generosidad son dos cosas que no se pierden una vez que se sabe que se es madre.

Deja un comentario