Joven madre infectada con COVID-19 dio a luz mientras se encontraba en coma

Pensó que todo estaba perdido, pero ahora ella y su hijita prematura son la muestra de que los milagros existen.

Joven madre infectada con COVID-19 dio a luz mientras se encontraba en coma

Las embarazadas son otra población de riesgo ante el COVID-19, para el momento en que se escribe este articulo ya han sido muchas las madres que han perdido a sus niños por esta enfermedad debido al riesgo de parto prematuro y otras complicaciones. Sin embargo, recientemente ha ocurrido un caso que nos ha motivado a no perder la esperanza ante la pandemia.

La luz al final del túnel

Este martes 14 de abril, en Washington, Estados Unidos, Ángela Primachenko, una joven embarazada de 27 años, ha dado a luz mientras que se encontraba en un estado de coma. 

La enfermedad de esta joven madre había comenzado varios días atrás y cada vez empeoraba más, llegando al punto en que debió ser ingresada a una sala de cuidados intensivos. Ante su delicado estado de salud, los médicos decidieron inducir un coma para facilitar el tratamiento de la enfermedad y reducir el sufrimiento de la paciente.

Para el momento en que le fue inducido el coma, Ángela tenía 33 semanas de embarazo. Para evitar complicaciones, los médicos decidieron inducir el parto también y fue así como nació la hija de Ángela. 

Cuando despertó, la madre inmediatamente notó la gran diferencia en su abdomen, por lo que supo que su bebé ya no estaba ahí.

A través de una entrevista, Ángela describió su experiencia con las siguientes palabras: 

“Creo que lo que ha ocurrido es un milagro, luego de que mi enfermedad se complicara tanto creí que mi hija no iba a nacer. Sin embargo, cuando desperté y me di cuenta de que ella ya no estaba dentro de mí, me sentí realmente sorprendida”.

Mira también:  Coronavirus y zapatos: el virus sobrevive 5 días en las suelas del calzado

Un milagro digno de ser reconocido

Fue tan extraño y tan sorprendente el hecho de que la madre en su estado hubiese dado a luz, que el personal médico decidió hacerle una ovación en el momento en que la sacaban de la unidad de cuidados intensivos. Para Aida, este fue un momento bastante emocionante.

Este sábado Aida fue dada de alta del hospital, gracias a su cada vez más notable mejoría. No obstante, como medida de seguridad, aún no ha visto a su hija en persona. Para que el encuentro ocurra tiene que dar negativo en la prueba del COVID-19 más de una vez.  

Actualmente, la pequeña bebé, llamada Ava, sigue estando en la unidad de cuidados intensivos por la prematuridad del parto. Afortunadamente ella ha dado negativo a la prueba del COVID-19 en más de una ocasión. Desde aquí, las enfermeras se encargan de enviar fotos y hacer sesiones de Facetime para que la madre pueda ver a su hija.

La suerte también acompaña a toda su familia ya que el esposo de Aida y su hija mayor, Emily de 11 años, también han dado negativo a la prueba del COVID-19.

El deseo de una madre

Por toda la experiencia que ha vivido este último mes, Aida ha decidido contar su historia a través de su cuenta de Instagram. En su última publicación escribió lo siguiente: 

“Mi hija Ava aún se encuentra en la unidad de cuidados intensivos, no he podido verla en persona, pero estoy eternamente agradecida con las enfermeras del hospital, que se mantienen enviándome fotos. No puedo esperar a conocer a mi pequeña luchadora”.

Mira también:  Un padre infectó a su esposa y a su hijo recién nacido por ignorar sus síntomas

Actualmente Aida se encuentra en casa, a la espera de dar negativo en la prueba del COVID-19 para correr a conocer a su bebé.

Deja un comentario