Tengo hijos y no tengo pareja: ¿Qué debo tener en cuenta si me enfermase de COVID-19?

¿Qué pasará con los pequeños si nos enfermamos y estamos solos? Te traemos los consejos de un grupo de expertos para saber cómo actuar en este caso.

Tengo hijos y no tengo pareja: ¿Qué debo tener en cuenta si me enfermase de COVID-19?

El COVID-19 puede llevar a muchas personas a hospitalizarse, e incluso puede resultar letal para otras. Esta realidad ha traído preocupación a muchos padres alrededor del mundo, los cuales viven solos con sus niños y no cuentan con el apoyo de una pareja.

Las preocupaciones que trae la enfermedad

Desde que comenzó la pandemia del COVID-19, muchos padres solteros alrededor del mundo han sido atormentados por la pregunta “¿Cómo podré cuidar a mis hijos si llego a enfermarme?”. Cada día todos somos testigos de cómo muchos niños quedan huérfanos y desamparados por culpa del COVID-19. Tal fue el caso de Sundee Rutter, una madre estadounidense que a principios de marzo falleció como consecuencia del virus, dejando solos a sus 4 pequeños, de los cuales tuvo que despedirse a través de una llamada. Un caso desgarrador, sin duda alguna.

Al ser padres solteros, somos el pilar que sostiene a nuestros hijos, cuidando de ellos y cubriendo todas sus necesidades emocionales y financieras, si no queremos que estos se vean muy afectados en caso de que nos enfermemos o incluso lleguemos a morir, lo mejor es que nos organicemos y preparemos un plan a seguir en caso de que ocurra lo peor. Un grupo de expertos nos explica cómo podemos comenzar a hacerlo. 

¿Qué puedo hacer si tengo síntomas leves?

El director médico de la Asociación de Funcionarios de Salud Estatales y Territoriale (Unua organización sin fines de lucro que representa a todos los centros de salud pública en Estados Unidos), Marcus Plescia, indicó lo siguiente:

“Si llegas a enfermarte y sientes que el virus te quita energías, no tengas miedo de buscar la ayuda de tus seres queridos, mantener un aislamiento social estando solo puede ser muy complicado. Si tus hijos llegan a enfermarse, no te desesperes, son muy pocos los niños que han llegado a presentar complicaciones por el COVID-19, por lo que su riesgo es muy bajo”.

Así mismo, Sachin Nagrani, director de Heal (una empresa estadounidense dedicada a las visitas médicas), indicó:

“Si usted llega a enfermarse y solo presenta síntomas leves, debe aislarse en su casa. Si sus hijos llegan a contagiarse podrán estar bien siempre que no tengan asma u otra enfermedad de base. De todas formas, para evitar que estos se contagien, usted debe evitar el contacto cercano con ellos, usar mascarilla en caso de estar en la misma habitación, dormir en una habitación distinta, limpiar constantemente las áreas comunes y las manijas de las puertas e instruirlos a lavarse las manos constantemente. Si es el caso de que su hijo sea muy pequeño y necesite de cuidados directos, utilice mascarilla y lave sus manos siempre que vaya a atenderlo”.

¿Cómo puedo cuidar a mis hijos si no estoy con ellos?

La abogada de planificación patrimonial, Ann Margaret Carrozza nos aconseja: 

“En caso de la enfermedad no le permita cuidar a sus hijos por las complicaciones, usted debe pensar en dejarlos con alguien que les brinde estabilidad emocional, siendo cálido y paciente con ellos. Es importante la ubicación geográfica, ya que el hecho de tener que cambiar de escuela y perder amistades por ello puede deprimir a los niños”.

Debemos considerar que la condición de cada uno de nosotros es distinta. Si el cuidado de los niños es compartido entre ambos padres (divorciados o separados), es deber de uno tomar la custodia si el otro enferma. Por lo que se recomienda llegar a un acuerdo con anterioridad en caso de que se presente esta situación. En cambio, si solo es un padre el que puede cuidar a los niños, se recomienda acordar con una persona de confianza y del agrado de ellos para que se encargue de sus cuidados, en caso de ser necesario.

Si no podemos decidirnos por una persona, podemos dejar el cuidado de nuestros hijos a dos cuidadores, manejando uno de estos sus cuidados básicos mientras el otro se encarga de sus actividades. 

¿Cómo puedo dejar responsabilidades legales a otros?

Según el especialista en planificación patrimonial, David Bross, existen 3 documentos legales esenciales para dejar responsabilidades relacionadas con nuestros hijos a otras personas, estos son: 

  1. Poder notariado de atención médica: Este otorga a la personas de nuestra elección el permiso legal para tomar decisiones relacionadas con la salud nuestra o de nuestros pequeños en nuestro nombre, en caso de que nosotros estemos incapacitados para hacerlo.
  1. Poder notariado financiero: Este otorga a la persona de nuestra elección la capacidad de realizar actividades financieras (como pagar facturas o impuestos, emitir cheques o realizar otras transacciones bancarias) en nuestro nombre. También permite a esta tener un manejo de nuestras propiedades en caso de que nosotros no estemos en las condiciones adecuadas.
  1. Un testamento: A través de este podemos decidir a qué personas van a quedar nuestras propiedades y pertenencias. También podemos indicar a través de este qué trato deseamos que nos sea dado en caso de que nuestra enfermedad parezca irreversible y no podamos decidirlo en el momento. Sin este, son los familiares o el personal médico los que tomarán la decisión. 

También es necesario contratar una póliza de seguros. Existen varias clases, pero son de nuestro interés las que se reservan para casos de enfermedad (en las que se cubren todos los costos relacionados con la enfermedad), y las  que se reservan para casos en los que el beneficiario fallezca (en las que se cubren los gastos de sus familiares por periodos de tiempo específicos, que pueden llegar hasta los 20 años). Si bien, una póliza de seguro no es barata, es un gasto que puede traernos mucha tranquilidad. 

Nuestra salud mental es lo más importante

La Psicóloga clínica, Gina Delucca, indica lo siguiente:

“Tenemos que trabajar para poder aceptar aquellas cosas sobre las que no tenemos control, como el no poder salir. Está bien sentirse mal, pero debemos buscar consuelo en el hecho de que todos estamos pasando por lo mismo y es algo temporal”.

En lugar de preocuparnos por las cosas sobre las que no tenemos control, debemos hacerlo por aquellas sobre las que sí lo tenemos. Es fundamental cuidar de no infectarnos y de que nuestros seres queridos tampoco lo hagan. No podemos dejar de cubrir nuestras necesidades básicas, ya que esto nos hace más susceptibles a enfermarnos.

Debemos tener presente que cuidar nuestra salud mental es lo mejor que podemos hacer en estos tiempos.

Deja un comentario