Embarazo fantasma: cuando se siente que el bebé continúa pateando aunque ya haya nacido

Una encuesta reveló que son muchas las mamás que continúan sintiendo las pataditas del bebé, incluso luego de varios años de haber nacido.

Hace mucho tiempo que el bebé no está ahí. Sin embargo algunas madres siguen sintiéndolo. Esta encuesta ha revelado algo que había sido ignorado por muchas, un misterio del vínculo que existe entre una madre y su hijo.

Durante el embarazo ocurren muchos cambios en la vida de una mujer, se aumenta la atención que se presta a las sensaciones y el bebé pasa a ser lo más importante. Generalmente esto acaba al momento del parto, sin embargo, esta encuesta indica lo contrario.

Patadas fantasma, un fenómeno más común de lo que parece

La investigación se llevó a cabo en Australia con el fin de conocer si las mujeres eran capaces de sentir movimientos en su abdomen luego de haber experimentado al menos un parto. 

Como mecánica de investigación se realizó una encuesta a 197 mujeres, preguntando si habían sentido algún movimiento en su abdomen luego de haber estado embarazadas. Sorprendentemente, un 40% afirmó haber sentido patadas del bebé, teniendo ya la seguridad de que no estaban embarazadas.

De todas las mujeres que confirmaron sentirlas, un 40% indicó sentirlas al menos una vez a la semana, mientras que un 20% indicó experimentarlas a diario. Así mismo, la mayoría indicó que esta sensación se ha mantenido por muchos años después de su embarazo, llegando algunas a tener más de 30 años viviéndolo.

La intensidad de los movimientos fue muy variada entre las mujeres: algunas indicaron sentir pequeños cosquilleos, mientras que otras confesaron sentir patadas fuertes y muy reales. Una de las encuestadas describió esta experiencia con las siguientes palabras:

“La sensación fue tan real que creí que estaba embarazada de nuevo, aunque mi esposo se había practicado una vasectomía años atrás”

Otra de las encuestadas contó lo siguiente:

“Todo comenzó como pequeñas cosquillas que se fueron haciendo cada vez más intensas, hasta el punto en que sentía patadas completamente distinguibles, fue como cuando sentía a mi bebé patear”.

Una sensación que no siempre es bienvenida

Según la encuesta, estas sensaciones provocan en las mujeres que las experimentan emociones muy variadas. Un 27% de las mujeres que indicaron sentirlas, describió a las patadas como desagradables, mientras que un 15% las describió como agradables y nostálgicas.

Las mujeres que indicaron haber perdido a su bebé en el último embarazo describieron a las patadas como “un cruel recordatorio”. Una de ellas indicó:

“Estas patadas me han hecho sentir bastante molesta, creo que se deben a que mi cuerpo todavía piensa que sigue embarazado, formando una falsa ilusión de que mi bebé no ha muerto”.

¿A qué se deben estos movimientos? 

Los encargados de la investigación creen que, en el caso de las mujeres que solo los experimentan durante los primeros meses, estos movimientos pueden estar relacionados con el puerperio (proceso a través del cual el cuerpo vuelve a la normalidad luego del parto).

Sin embargo, el escenario se hace más complicado en el caso de las pacientes que llevan años experimentando este fenómeno. Para los investigadores, lo más probable es que, en estos casos, las mujeres relacionen inconscientemente cualquier sensación en el abdomen con el embarazo, pensando así que se trata de patadas de bebé.  Los profesionales indican:

“Durante el embarazo, tanto el personal médico como las personas que están alrededor de la mujer tienden a pedirle que esté muy atenta a las sensaciones en su abdomen. Por esto las madres se mentalizan que cualquier movimiento proveniente de esta parte del cuerpo está relacionado con su bebé. Esta es una idea que puede permanecer por mucho tiempo, incluso de por vida, dando origen a estas patadas fantasma”.

Los investigadores se niegan a ver el fenómeno como un efecto de la depresión postparto o alguna enfermedad mental. Así mismo, niegan cualquier relación con el “dolor fantasma”, otro tipo de fenómeno que aparece en las personas que han perdido alguna parte de su cuerpo, pero siguen sintiendo su presencia, incluso luego de muchos años. 

Un problema para la salud mental y para la obstetricia

Los investigadores recalcan que el tema es de gran importancia para la salud mental de millones de mujeres alrededor del mundo. Según ellos, las patadas fantasma pueden ser el origen de cuadros de depresión o ansiedad en mujeres que hayan tenido experiencias desagradables durante el embarazo. 

Así mismo, algunos expertos indican que este fenómeno puede ser un problema en el caso de las mujeres embarazadas, ya que pueden alterar los recuentos de los movimientos fetales, una importante medida de seguridad prenatal durante el parto.

Deja un comentario