La pandemia provocada por el coronavirus ha hecho reflexionar a los padres “antivacunas”

Creían que era una conspiración para dominar al mundo, pero acabaron dándose cuenta por las malas que las vacunas salvan vidas.

La pandemia provocada por el coronavirus ha hecho reflexionar a los padres “antivacunas”

Por más que existan pruebas de que algo es real o beneficioso, siempre van a existir personas que lo nieguen. Esto ha pasado con la forma de la Tierra, con el calentamiento global y, siendo el caso más peligroso de todos, con las vacunas.

Una creencia absurda 

Durante el transcurso de la última década apareció una tendencia en la población a rechazar las vacunas. Los motivos eran muy variados, pero lo cierto es que cada año que pasaba, más y más personas adquirían la creencia. 

La situación llego a tal punto que, para los últimos años de la década, la incidencia de muchas enfermedades que se creían controladas aumentó, (hasta un 30% en el caso del sarampión). Esto resultó ser una gran fuente de preocupación para las autoridades de salud del mundo, incluida la Organización Mundial de la Salud, que en el 2019 declaró que las tendencias antivacunas eran una de las mayores amenazas contra la salud pública.

La lección que les da la pandemia

Alguien que creía fervientemente en la tendencia antivacunas es Haley Searcy, una estadounidense de 26 años, madre de una pequeña bebé. Cuando su hija nació, su madre se negó rotundamente a que las vacunas correspondientes le fueran colocadas, cosa que, afortunadamente, terminó aceptando, debido a la insistencia del personal de salud. 

Haley estaba segura de que las vacunas estaban hechas con malas intenciones, hasta que apareció el COVID-19 e infectó a cientos de miles de personas en los Estados Unidos. Su madre fue una de las infectadas de la pandemia, y fue entonces cuando esta antivacunas descubrió la gravedad de la situación. 

Mira también:  Compañía estadounidense descubrió un anticuerpo que bloquea el 100% del coronavirus

En una entrevista reciente, realizada por la cadena de noticias CNN, Haley contó su experiencia con las siguientes palabras:

“Ha sido necesario que llegara esta pandemia para ver, de primera mano, los daños que puede provocar una enfermedad cuando no es combatida con una vacuna. En todo el mundo hay millones de vidas en juego, la de mi madre incluida, y aún falta mucho tiempo para que la vacuna llegue. Esto me ha demostrado que el procedimiento para hacer una vacuna es realmente delicado, lo he investigado, y cada vez que aprendo más al respecto me doy cuenta de que los argumentos antivacunas no tienen sentido. Ahora creo que hay que combatir la desinformación y animar a las personas a quedarse en casa y mantenerse aisladas”. 

Así como ocurrió con Haley, muchos otros antivacunas están cambiando de opinión. 

La opinión de una experta sobre los antivacunas

La directora del proyecto de investigación de vacunas  de la escuela de higiene y medicina tropical de Londres, Heidi Larson, fue entrevistada por CNN. Entre todos los temas que fueron tratados a lo largo de la entrevista, se habló sobre las tendencias antivacunas. Respecto a este tema, Heidi indicó:

“Si ya existiese la vacuna para esta enfermedad, no estaríamos encerrados en casa ni las economías estuvieran desmoronándose, esto ha demostrado a muchas personas la importancia de las inmunizaciones. Creo que todos debemos reflexionar, quienes antes se negaban a las vacunas deben aceptarlas para que el mundo pueda volver a la normalidad”.

Incluso en la política hay personas antivacunas

La tendencia de los antivacunas había tomado tanta fuerza que siquiera la política estaba limpia de esta antes de la pandemia. 

Mira también:  Manchas en los dedos de los pies: ¿Un nuevo signo de la infección de COVID-19?

La política nominada a la candidatura demócrata en el estado de Vermont en Estados Unidos, Rebecca Holcombe, recientemente se ha referido a su adversario, David Zuckerman, un antivacunas declarado, con las siguientes palabras: 

“Es muy peligroso que una persona que cree que las vacunas son peligrosas esté en el poder, y también representa un peligro el que sea candidato a una gobernación. En estos momentos las personas deben conocer la importancia de las vacunas y como estas pueden ayudarnos”.

En conclusión

Esta pandemia ha provocado muchos daños en el mundo. Una gran parte de la población ha sido infectada o tiene a algún ser querido infectado, por lo que muchas personas han tomado consciencia de lo necesaria que es una vacuna para tratar esta enfermedad. Aunque más temprano que tarde van a llegar tratamientos y pruebas que nos ayudaran a reducir la cantidad de infectados y la gravedad de la enfermedad, solo volveremos a la normalidad dentro de 10 a 18 meses, tiempo en el que se espera que la vacuna estará lista.

Deja un comentario