Pilates durante el embarazo

Pilates durante el embarazo

Los cambios posturales durante el embarazo y los beneficios del método pilates

Durante el embarazo, suceden cambios importantes en la postura de la futura mamá, lo cual puede ocasionar diferentes malestares y un desaliniamiento en diferentes partes del cuerpo. La práctica del método Pilates, mejora la condición cardiovascular y muscular, favoreciendo la corrección postural, fortificando la musculatura profunda y evitando un aumento excesivo de peso, lo que proporcionará a la embarazada una mejor condición física general.

Los ejercicios realizados en el reformer (camas), de forma suave y lenta pero muy concentrada, proporcionan una preparación ideal para el cuerpo y la mente, antes del parto y desempeñan una importante función en la rápida recuperación posparto, sin causar daño alguno a la mamá o al bebé.

¿Qué es el método Pilates?

Este método, creado por Joseph Pilates, es una combinación entre gimnasia, yoga, ballet y kinesiología. Todo se hace sobre una cama especialmente diseñanda (reformer), con cuerdas, resistencias, mancuernas y pisos deslizantes. Tonifica la musculatura profunda logrando cuerpos fuertes, esbeltos y flexibles.

¿Me ayudará hacer Pilates durante el embarazo?

La práctica constante del método Pilates durante el embarazo alivia dolores lumbares, muy frecuentes a medida que la panza crece y mejora la irrigación sanguínea evitando posibles várices y calambres, tan propensos durante el embarazo.

Durante el embarazo te ayudará y mucho, ya que es una gimnasia anaeróbica, es decir, no usa aire, no requiere saltar, ni agitarse, ayudando a la embarazada a mantener una buena condición física en general sin arriesgarse a una clase aeróbica de un gimnasio. Además fortalecerá tus músculos abdominales y pélvicos, que se debilitan durante el embarazo y ayudará a una correcta posición del bebé para el momento del parto.

Mira también:  Síndrome de Couvade: síntomas del embarazo en el hombre

¿Hasta que mes del embarazo puedo practicar Pilates?

Según las especificaciones que te dé el obstetra, quién deberá proporcionar el apto físico, recomendar cuantas clases semanales se pueden hacer y hasta que momento del embarazo se puede realizar la actividad.

En general se puede realizar Pilates hasta el final del embarazo, pero durante el último trimestre deberás evitar los ejercicios de espalda, ya que pueden interferir en la irrigación sanguínea al bebé, y también aquellos ejercicios de pique o rebote, como por ejemplo los que incluyen patadas o saltos.

De todas formas, debes confirmar que tus músculos abdominales y del piso pelviano se encuentren en óptimas condiciones para realizar Pilates. Para verificar esto, debes realizar un simple ejercicio en tu casa que también puedes practicar durante todo el embarazo para fortalecer estos músculos.

Ponte en cuatro patas y con las espalda recta. Inhala y al exhalar contrae los músculos del piso pelviano (ejercicios de Kegel), como si tuvieras que contener la orina, mientras contraes tus músculos abdominales. Luego, respirando normalmente, intenta mantener esta posición por 10 segundos y repítela 10 veces. Si puedes lograr este ejercicio fácilmente entonces tus músculos se encuentran en perfectas condiciones para realizar Pilates. Si no consulta a tu obstetra.

¿Se recomienda después del parto?

El método Pilates es excelente para la recuperación después del parto, ya que se trabaja especialmente en el área pélvica, los glúteos y el abdomen, así como también el fortalecimiento de la columna vertebral. De esta manera podrás recuperar la figura después del parto rápida y eficazmente.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

4 comentarios sobre “Pilates durante el embarazo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *