Un estudio demuestra cómo serán las habilidades sociales del niño según la manera de jugar con sus muñecos

Las conclusiones demostraron que la manera de alzar a los muñecos es un indicio de cómo se manejará el niño en el plano social cuando sea más grande.

Un estudio demuestra cómo serán las habilidades sociales del niño según la manera de jugar con sus muñecos

Un estudio realizado por la Universidad de Londres demostró que los niños que acunan a sus muñecos del lado izquierdo muestran tener mejores habilidades sociales que aquellos que lo hacen del derecho.

Estos hallazgos, además de demostrar habilidades innatas para reconocer rostros, en el caso de los niños, podrían ayudar a indicar algunos trastornos sociales del desarrollo cuando juegan con sus muñecos.

Una cuestión de hemisferios cerebrales

El estudio se desarrolla desde el conocimiento previo del fenómenos sobre la tendencia general de mecer a los bebés del lado izquierdo. De esta forma, padres e hijos permanecen en el campo visual izquierdo del otro, lo que no se encuentra relacionado con cual sea el lado dominante de la persona. La información del campo visual izquierdo es procesada por el hemisferio derecho del cerebro que está relacionado con las emociones y el reconocimiento de rasgos faciales.

¿Cómo se realizó el estudio?

La investigación llevada a cabo por los doctoras Gillian Forrester y Brenda Todd, ambas de la Universidad de Londres, se llevó a cabo con 98 infantes (54 niñas y 44 niños) en una escuela del sur de Londres, a quienes se les dio un muñeco para que lo cargaran y mecieran.

Se observó a más niños acunar al muñeco del lado izquierdo y quienes lo hicieron así, consiguieron una puntuación mucho más alta en su prueba de habilidades sociales que los que eligieron hacerlo del lado derecho.

Las habilidades sociales en la prueba incluían: tendencia a seguir reglas, predisposición para compartir y disposición de agradar a sus maestros.

Como parte de la investigación, también se les dio para mecer una almohada con tres puntos marcados que sugerían un rostro. También fueron más propensos a cargarla del lado izquierdo, lo que muestra lo arraigado del fenómeno evolutivo.

Mira también:  Un estudio demuestra que los bebés alcanzan objetos más lejanos si están acompañados por adultos

Al contrario, cuando se les entregó una almohada sin marcas, los niños no demostraron tener ninguna preferencia sobre qué lado mecerlas.

La Dr. Forrester dijo: “Incluso los bebés reconocen como una cara el simple diseño de tres puntos rodeados por un círculo, recibiendo atención especial de nuestro campo visual izquierdo (conectado al hemisferio derecho del cerebro), el cual es más rápido y exacto para reconocer individuos y sus expresiones faciales que el campo derecho en la mayoría de la población. En los humanos modernos, creemos que esta preferencia hacia el campo visual izquierdo para reconocer caras y expresiones, interviene en nuestras complejas habilidades sociales y emocionales”.

“Este fenómeno no solo se presenta en humanos, se manifiesta también en todo el reino animal en especies tan distintas como gorilas y zorros voladores. Cuidar al pequeño a través del campo visual izquierdo permite un control más eficiente del bienestar del bebé”.

¿Diestros o zurdos?

Inicialmente, la preferencia de sostener a los bebés del lado izquierdo fue atribuida a las personas diestras, pero ahora se demuestra esta tendencia innata que no está relacionada a ello. Estudios realizados en distintas culturas demuestran que un 80% de las madres mecen a sus bebés del lado izquierdo indistintamente de si son diestras o zurdas.

Por otro lado, la doctora Brenda Todd dijo lo siguiente: “En otras ocasiones he estudiado a madres acunando a sus bebés en brazos, y observé que la preferencia del lado izquierdo es más fuerte durante las primeras 12 semanas después del nacimiento, cuando son más vulnerables. Me parece sorprendente descubrir una preferencia similar en niños sosteniendo muñecos, lo que demuestra que este comportamiento se encuentra presente a edades muy tempranas de nuestro desarrollo”.

Deja un comentario