Dieron de alta a una bebé prematura que pesó 700 gramos al nacer y no tuvo ningún tipo de secuela

 ¿Puede sobrevivir un bebito de apenas 25 semanas de gestación? El caso de Sara muestra que con la ayuda necesaria sí es posible, solo hay que contar con una unidad de cuidados intensivos neonatales de excelencia.

Dieron de alta a una bebé prematura que pesó 700 gramos al nacer y no tuvo ningún tipo de secuela

Sara es una niñita española que pesó tan solo 700 gramos al nacer. Su historia conmovió a toda Málaga el pasado mes de marzo. El hecho ha sido asombroso porque el parto se adelantó aproximadamente 15 semanas y la pequeña fue dada de alta 3 meses después, sin presentar ningún tipo de secuelas ni complicaciones.

Una noticia que conmueve al mundo

El nacimiento ha conmovido a todo el mundo y ha sido un gran éxito médico. Sucede que la Sociedad Española de Neonatología ha establecido un límite en el que es posible la supervivencia, y este se ubica en la semana 25. 

Los especialistas explican que por debajo de las semanas 23 y 24 existe un alto porcentaje de mortalidad, donde el 90% de los casos son fatales y en donde también se presentan graves secuelas. Sin embargo, este no ha sido el caso de Sara, quien no presenta ningún tipo de alteración ni malformación, y que ya disfruta de la compañía de su familia en el hogar.

Un duro proceso

Para continuar con su desarrollo cerebral, ocular y cardíaco, Sara fue colocada en una incubadora donde pasó aproximadamente 3 semanas conectada, respirando por medio de una máquina. El Hospital El Ángel emitió su opinión al respecto y dijo: “Este caso es un éxito rotundo ya que Sara no tiene ningún tipo de secuelas”.

Sin duda, fue una situación bastante angustiante para sus padres quienes sufrieron mucho a lo largo de todo el proceso de recuperación. Al ser dada de alta,  la niña triplicó el peso que contaba al nacer. Ahora pesa 2180 gramos, un logro que los médicos atribuyen a la alimentación exclusiva con leche materna.

Mira también:  ¿Por qué es mucho más seguro colocar el asiento del bebé del auto mirando hacia atrás?

Emilio Pérez, destacado neonatólogo, ha emitido su opinión al respecto: “Si un bebé llega al mundo a las 25 semanas de embarazo con buena vitalidad y sin ningún tipo de malformación, hay que darle la oportunidad en la unidad de cuidados intensivos, brindándole la ayuda para que salga adelante”.

Unidad acreditada

Los padres se vieron obligados a trasladarse a Málaga ya que el hospital El Ángel tiene una unidad de cuidados intensivos neonatales de excelencia, que brinda la dotación necesaria para que se realice una mejor atención en los casos de parto prematuro.

Sara, la mamá y el papá junto al equipo que atendió a la pequeña.

Lo primero que se hizo fue administrarle surfactante para lograr el desarrollo adecuado de los pulmones. Luego, todo se realizó de la mejor manera posible gracias a la ayuda del personal auxiliar debidamente capacitado para atender este tipo de casos. 

¡Felicitaciones Sarita, qué disfrutes mucho al lado de tu familia!

Deja un comentario