Maestra queda al cuidado del hermano recién nacido de su alumno: sus papás, infectados con COVID-19

Son inmigrantes, su hijo estaba por nacer y el panorama era bastante sombrío. Sin embargo, la ayuda llegó de esta docente que salvó al bebé de contagiarse.

Maestra queda al cuidado del hermano recién nacido de su alumno: sus papás, infectados con COVID-19

El COVID-19 ha provocado muchos cambios en nuestra vida. Somos muchos los que hemos sido puestos en situaciones complicadas por este virus. Sin embargo, el escenario también ha provocado que muchas personas de buen corazón estén más dispuestas a ayudar a todos los que lo necesitemos. La siguiente historia es una prueba de ello.

Para un inmigrante son pocas las personas de confianza

Cuando el COVID-19 comenzó a extenderse a lo largo de todo Estados Unidos a principios de abril del presente año, una gran cantidad de personas fue afectada al verse infectada. Una de estas desafortunadas personas fue “Zully”, una inmigrante procedente de Guatemala que actualmente se encuentra residenciada junto a su familia en Stamford, Connecticut.

La misma se encontraba embarazada, y estaba a pocos días de dar a luz en ese momento, hecho que le generó gran preocupación. Ante la posibilidad de que su esposo, Marvin, también estuviese infectado por el virus, y a la incapacidad del mismo de ir al hospital a averiguarlo (por su escaso dominio del inglés), Zully se vio en la obligación de llamar, en busca de ayuda, a la persona con la que habían tenido más contacto, la maestra de su hijo mayor, Luciana Lira, quien también domina el español.

Propuesta desesperada

En el momento en que Luciana recibió la llamada de la preocupada madre, esta le explicó su situación y le pidió que acompañase a Marvin y a su hijo mayor al hospital para que se les pudiera realizar las respectivas pruebas de diagnóstico del COVID-19, ya que no tenían a nadie más a quien pedir ayuda y necesitaba saber si el padre estaría en condiciones de cuidar al bebé próximo a nacer. Sorprendentemente, la amable maestra aceptó y, tan pronto como pudo, acompañó a su alumno y al padre de este al hospital para ayudarles a comunicarse con el personal de salud y realizar las pruebas.

Marvin, quien había tenido contacto con su esposa todos los días anteriores a que se enteraran de la infección, estaba completamente seguro de que sus resultados, así como los de su hijo mayor, iban a ser positivos, por lo que también comenzó a preocuparse por la salud de su bebé aun no nacido. Fue entonces que, viéndose sin otra alternativa, preguntó a Luciana si podría cuidar de este (que nacería ese mismo día), mientras recibían el resultado de las pruebas.

Este acto generoso ha salvado una vida inocente

Aunque Luciana se vio bastante sorprendida por la petición de Marvin, comprendió perfectamente que la misma era para mantener al pequeño a salvo, por lo que terminó aceptando. De esta manera, pocas horas después, nació el pequeño Neysel, que rápidamente fue entregado a la maestra. 

Los días pasaron y, tal como Marvin había pronosticado, los resultados de él y de su hijo mayor dieron positivos ante la prueba del COVID-19. Sin embargo, el bebé estaba sano, gracias a la generosidad de Luciana. 

Al conocer los resultados, los padres se mostraron realmente agradecidos con la maestra, y no era para menos, ya que el pediatra de Neysel (quien conoce toda la historia), había indicado en más de una ocasión que, de no haber sido por la ayuda de esta, el niño habría enfermado y se habría visto bastante afectado. 

Queridos Amigos, I just wanted to give you an update on Zully and her baby boy. As you know, After being diagnosed…

Posted by Luciana Machado Lira on Thursday, April 16, 2020

Un verdadero ángel, dispuesta a seguir ayudando

Actualmente, Luciana sigue cuidando de Neysel, ya que los resultados de su familia siguen dando positivos a la enfermedad. La misma evolucionó de maneras distintas en los integrantes, ya que Marvin y su hijo mayor fueron asintomáticos todo el tiempo. Pero la madre presentó complicaciones y tuvo que ser llevada a la unidad de cuidados intensivos. Afortunadamente, ya todos han pasado la peor parte y se encuentran en casa esperando. 

La amable maestra indica que en el momento que se enteró de que la familia había dado de alta, se sintió realmente feliz por la misma, ya que eso los hacia estar más cerca de poder conocer a su pequeño. Sin embargo, esto también fue el origen de otras preocupaciones, ya que no está totalmente segura de sí Zully y Marvin tienen la capacidad de dar a su pequeño todo lo que necesita, debido al impacto que el COVID-19 ha tenido en la situación económica de los mismos.

Luciana indica que, debido a esto, está dispuesta a ayudar a los padres del pequeño Neysel (a quien ya quiere como a un hijo) en todo lo que sea necesario. 

Deseosos de conocer a su pequeño

Según los padres de Neysel, esta maestra ha sido una verdadera bendición. Estos esperan con ansias el día en que las pruebas den negativo, para finalmente llevar a su pequeño a casa. Mientras tanto, las únicas interacciones entre este bebé y sus padres han sido mediante videollamadas. 

Deja un comentario