Una enfermera judía amamanta a un bebé palestino cuya madre sufrió un accidente

Su padre murió instantáneamente y la madre se encuentra en grave estado de salud luego de un accidente automovilístico. El pequeño lloró de hambre por horas hasta que la enfermera lo amamantó.

Una enfermera judía amamanta a un bebé palestino cuya madre sufrió un accidente

La semana pasada, después de que una madre palestina de Hebrón resultara herida en un accidente automovilístico, su bebé de 9 meses de edad, ligeramente herido, fue llevado a una sala de emergencias del Hospital Hadassah Ein Kerem de Jerusalén. El pequeño no quería alimentarse por biberón y no había forma de que lo aceptara. Entonces, una enfermera judía llamada Ula Ostrowski-Zak se ofreció para amamantar al niño.

El padre del bebé murió inmediatamente después del accidente y su madre —que no llevaba el cinturón de seguridad— resultó gravemente herida luego de que su coche colisionara de frente con un autobús. El bebé fue llevado a la sala de emergencias por sus tías y lloró de hambre durante varias horas.

Cuando Ula llegó, le preguntaron si podía ayudarlos a encontrar a alguien para que amamantara al pequeño. “Como madre que amamanta, no dudé y le sugerí que podía hacerlo yo misma”, comentó la mamá a Ynet.

Las tías se sorprendieron por su bondad, particularmente por la manera de cómo los israelíes y los palestinos se trataban entre ellos. “Sus tías me abrazaron y me agradecieron”, dijo la enfermera. “Se sorprendieron mucho y me dijeron que ninguna mujer judía hubiera aceptado amamantar a un bebé palestino que no conocían” agregó.

Luego envió una solicitud de ayuda para amamantar al bebé en una página de Facebook israelí de madres lactantes. Su pedido recibió una gran cantidad de respuestas de mujeres dispuestas a acudir al hospital —desde lugares tan lejanos como Haifa— para alimentar al bebé hasta que fuera dado de alta.

La enfermera comentó que las tías del bebé le agradecieron y le dijeron que no conocían a otras madres judías que hubieran procedido como ella lo hizo. “Les dije que cualquier madre lactante lo hubiera hecho” añadió Ula.

La madre del bebé sigue en grave estado pero el bebé se encuentra en perfectas condiciones de salud.

Felicitaciones a todos los judíos y los palestinos que se niegan a enfrentarse entre sí en una lucha sin sentido y que siempre construirán entre ellos puentes en vez de muros.

Deja un comentario