Una rara enfermedad afecta a niños ingleses y creen que está relacionada con el COVID-19

Al principio pensaban que era una simple alergia, pero no pasó mucho tiempo para que descubrieran que se trata de una enfermedad que afecta el sistema inmunológico.

Una rara enfermedad afecta a niños ingleses y creen que está relacionada con el COVID-19

A razón de los tiempos de pandemia que se están viviendo, todos los medios de comunicación se han enfocado en hablar sobre su causante: el COVID-19. Sin embargo, este no es el único virus ni la única enfermedad que existe. Lo que está ocurriendo en Reino Unido es un recordatorio de ello.

Una misteriosa enfermedad acompaña al nuevo coronavirus

Desde que inició la cuarentena provocada por el COVID-19, en todo Reino Unido se han dado a conocer casos de niños con extraños síntomas. Los mismos suelen variar bastante, pero entre los más frecuentes tenemos: descamación de la piel en los dedos de las manos o los pies, aparición de ampollas rojizas en la lengua (lengua de frambuesa) y sarpullido que se extiende desde los dedos al resto de las extremidades y puede llegar hasta otras partes del cuerpo.

Luego de muchos estudios, se cree que podría tratarse de la enfermedad de Kawasaki, una alteración del sistema inmune en la que sus células comienzan a atacar al organismo, afectando principalmente a los vasos sanguíneos. 

Los padres temen que sus hijos se enfermen

A lo largo de todo Reino Unido, son muchos los padres que han decidido contar las experiencias de sus hijos con tal enfermedad, con la intención de concientizar a otros padres alrededor del mundo para que estén atentos de estos, para que, en caso de presentar los síntomas, puedan ser tratados a tiempo. 

La historia más famosa de todas es la de Freddie White, un niño de 18 meses, nativo de Batley, West Yorkshire. La pesadilla para este pequeño y para su madre, Becky White, comenzó con un dolor en los ojos, que luego pasó a estar acompañado por lengua de frambuesa y por una descamación en los dedos de las manos y los pies, que posteriormente se convirtió en una erupción, se extendió hasta el resto de sus brazos y piernas, y acabó llegando hasta su abdomen y cara. 

Mira también:  Esta novia amamantó a su bebé en su ceremonia de casamiento

Al notar la sintomatología de su hijo, Becky decidió llamar al médico y le contó sobre sus síntomas. Luego de escuchar toda la sintomatología del paciente y ver, de manera remota, el sarpullido y la descamación que se estaban presentado, el médico llegó a la conclusión de que se trataba del síndrome de la piel escaldada, y le recetó una serie de antibióticos. Sin embargo, luego de administrar el tratamiento por varios días, se descubrió que este no fue efectivo.

Ante esta situación, la preocupada madre decidió asistir a un hospital próximo a su ubicación, en donde, luego de realizar varios estudios, se llegó a la conclusión de que el pequeño paciente sufría una infección por estreptococo, y se le recetó un tratamiento con antibióticos específicos para esta bacteria, los cuales, luego de 10 días, lograron aliviar la sintomatología. 

Aunque parece ser que el niño ya está curado, con la reciente aparición de tantos casos de la enfermedad de Kawasaki, la madre ha decidido investigar y ha descubierto que todos los síntomas que su hijo presentó durante 6 semanas eran los mismos que dicha enfermedad provoca. Ahora Becky teme que esta pueda volver a aparecer.

Se han reportado muchos otros casos

Otro caso, menos conocido, de una aparente infección con la enfermedad de Kawasaki es el de los hermanos Kane y Quin Mawdsley, de 19 y 10 años respectivamente, nativos de Radfcliffe, Greater Manchester.

Kane fue el primero en presentar síntomas, los cuales aparecieron como una lengua de frambuesa, acompañada de fiebre y dolor de garganta. Pocos días después, su hermana comenzó a presentar una fuerte erupción cutánea en todo el cuerpo, pero principalmente en la cara y el cuello.

Mira también:  Maestra queda al cuidado del hermano recién nacido de su alumno: sus papás, infectados con COVID-19

Al notar estos síntomas, su madre, Suzanne Mawdsley, decidió llamar al servicio de emergencias de su país, en donde se le informó que podría tratarse de la enfermedad de Kawasaki. Al descubrir esto, la madre no dudó ni un segundo en llevar a sus hijos al servicio de emergencias médicas más cercano.

La sintomatología de Kane desapareció con el simple consumo de paracetamol y agua salada, Sin embargo, Quin siguió presentando síntomas después de consumir esto, por lo que el personal de salud decidió medicarla con clorfeniramina antihistamínica, que afortunadamente sí fue efectiva. 

Aunque la condición de sus hijos mejoró, Suzanne indicó que sigue sintiendo preocupación por todos los niños que podrían pasar lo mismo, y animó a los padres a estar muy atentos a cualquier síntoma. 

Las autoridades temen que se la situación se les escape de las manos

Al enterarse de todos los casos sospechosos de la enfermedad de Kawasaki que han estado apareciendo, las autoridades de salud de Reino Unido han expresado bastante preocupación, y han dado a conocer que tienen motivos para creer que dicha enfermedad podría estar relacionada con el COVID-19.

En un principio, estas autoridades habían estado negando rotundamente que la misteriosa enfermedad fuese responsable por la muerte de algún pequeño o joven, pero luego de que muchos medios reportaran defunciones, acabaron admitiendo que algunos jóvenes habían muerto, sin padecer enfermedades de base. 

Deja un comentario